Cocinando pollo a la brasa en Hampi

Cuando lleguemos a Hampi, con dos palitos en cruz, las voy a cocinar un pollo, nos decía continuamente Jairo. Pero la verdad es que nunca le creímos. ¿Como diablos quería cocinar un pollo a la brasa en medio de India? ¿Como pensaba hacer una barbacoa en Hampi?

Así que el segundo día, en vez de visitar los templos, alquilamos una moto con el único objetivo de conseguir un pollo para cocinar, pues tanto insistía Jairo que no había más remedio que hacerle caso. Nos desplazamos hasta Anegundi, un pueblo musulmán situado a poca distancia de Hampi, donde después de mucho preguntar localizamos una carnicería: una caseta de 2 metros cuadrados donde vendían pollos. El nuestro pesaba 2,5 kg neto, es decir, ¡un pollo enorme!

Con Jairo muy convencido -y nosotros nada- venía la segunda parte de la búsqueda: los utensilios para cocinarlo. Al lado de una verdulería, donde compramos tomates, chiles, limones, sal y pimienta, nos vendieron unos platos de papel y un metro de alambre que, la verdad sea dicha, no sabíamos para que lo quería.

Tocaba ahora encontrar un lugar adecuado donde cocinar el pollo. En la carnicería se nos había acercado un chico ofreciéndose a cocinarlo en su restaurante. Como Jairo le dijo que pensaba cocinarlo él,  el chico se fue… y con él, nuestras esperanzas de comer pollo.

Resignados, cogimos la moto y nos alejamos del pueblo. Al borde de la carretera Jairo vio una gran rama seca, que podíamos utilizar para quemar. La ató con alambre a la moto, avanzó unos metros -levantando muchísimo polvo- y viendo que era posible circular hizo subir a Chaya y nos hizo señas de seguirlo. Pero tanto era el polvo que levantaba, que seguirlo era imposible. Por donde pasaba era el centro de atención: esquivaba máquinas cosechadoras de arroz, vacas, carros tirados por bueyes, coches, gente y todo lo que se le cruzaba, con esa gran rama atada detrás. ¡Aun ahora nos cuesta de creer que no cayeran de la moto!

20141210_112037

Cerca de un pantano encontramos una zona rocosa, con sombra, que sería el lugar elegido para cocinarlo. Buscamos algo más de leña y entonces se empezó a desentrañar el misterio de como pensaba cocinarlo: con dos piedras rompió el alambre en tres partes; ató una de las partes en una ramita, atravesando el pollo con la otra punta, como si cosiera unos pantalones, y atando la otra punta en otra ramita. Hizo lo mismo con las otras dos partes de alambre, haciendo una especie de parrilla.

20141210_123944

20141210_123106

Puso el invento encima de unas piedras, mientras otras lo sujetaban por arriba. Al lado comenzó a hacer fuego y puso, muy poco a poco, las brasas alrededor del pollo. La idea era que se cocinara como un horno. Es un “slow cooking” dijo. Chaya, mientras, asaba los tomates y los chiles, que luego pisó con una piedra en un mortero, hecho con una corteza de coco, para hacer una salsa mexicana. ¡Viva la imaginación! Nosotros mientras, menos ajetreados, nos fuimos con la moto a un restaurante a comprar unas rotis.

[one_half]20141210_141706[/one_half] [one_half_last]20141210_141813[/one_half_last]

Dos horas después el pollo estaba a punto. Nuestros ojos no daban crédito, pues desconfiábamos completamente que con tan poca leña y aquellos enseres, fuera capaz de cocinarlo. Lo pusimos encima del plato y con las manos fuimos arrancando la carne para, con la salsa y las rotis, hacer unos tacos mexicanos. ¿Y sabéis una cosa? !Estaba delicioso! !Buenísimo! !No quedó nada!

Jairo había cumplido su promesa de cocinarnos un pollo y sobre todo, de haber pasado un día fantástico que, sinceramente, sería uno de los mejores recuerdos que tendríamos en este viaje.

la colla de hampi

Gracias Jairo, gracias Chaya, porque con su amistad y su compañía, este viaje por India ha sido mucho más interesante de lo que hubiera sido de no haberlos conocido.

Cocinando pollo a la brasa en Hampi
Ayudanos a mejorar, valora la entrada!

Entradas relacionadas

3 comentarios en “Cocinando pollo a la brasa en Hampi

  1. He tenido la oportunidad de comer asados preparados por Jairo y Chaya… Ese Jairo no es menos que un GENIO del asado

  2. Jairo que lindo saber de vos y con estas historias lindas!! Me alegra verte bien, contento y sobre no perdiendo esas costumbres campechanas!!! Abrazo grande desde neuquen!!!

Deja un comentario

17 − 6 =