Las cuevas budistas de Ajanta

De Omkareshwar a las cuevas de Ajanta

Nos levantamos en cuanto entra el primer rayo de luz en la minúscula habitación. Desayunamos un insípido té y una sosa aloo paratha y nos vamos cargados con las mochilas en dirección a la estación de buses, dejando atrás una nube de moscas.

En la explanada de la parada de buses hay media docena de paquidermos destartalados y oxidados que no entiendo cómo aún pueden circular. Somos los primeros en subir a nuestra lata con ruedas, así que podemos elegir asiento: el rasgado, el agrietado, el que baila, el sucio…

Si a las malas carreteras de Madhya Pradesh le sumamos nuestro troglodítico autobús, os podéis imaginar el trayecto que nos espera. Traqueteamos continuamente, saltamos en cada hoyo y con la espalda dolorida de tantos botes, llegamos al cabo de tres horas a Khandwa. Pero el largo viaje de hoy no ha hecho más que empezar. ¿No querías aventura?

Nos encaminamos hacia la estación de trenes. En una hora llega nuestro tren. Los asientos que quedan son de “Second class”, es decir: espabila y corre. Cuando llega el tren, la multitud corre y se apila ante las puertas con empujones para poder subir, pero Lluís, ayudado por el bulto de su mochila, se abre paso entre la multitud y consigue dos asientos! Uff! Con una mirada cómplice, sonreímos. Nos lo pasamos muy bien en el tren charlando con la gente, un vendedor hasta nos regala un racimo de plátanos. Realmente, en India, cuando evitas zonas muy turísticas, la gente es encantadora.

Cuando llegamos a Jalgaon, son ya las 4 de la tarde. En poco más de una hora se hará oscuro y aún nos falta un último trayecto. Pero aquí los autobuses son tan frecuentes que no tenemos tiempo de comprar ni agua que ya volvemos a estar en ruta. Finalmente, llegamos a nuestro destino: un hotel situado a 500 metros de las cuevas budistas de Ajanta. Estamos sudados, sucios de humo y de tierra pegada a la piel, muertos de hambre… y contentos! Mañana y el siguiente veremos algunas de las maravillas más extraordinarias que el hombre ha esculpido y pintado en India.

Las cuevas budistas de Ajanta, Patrimonio de la Humanidad.

Por la mañana salimos pronto a visitar las cuevas, que son Patrimonio de la Humanidad,  tan temprano que entramos en compañía de los trabajadores.

El entorno paisajístico rápidamente impresiona, pues se trata del barranco de una montaña en forma de herradura, a los pies de la cual serpentea un río. Hay 30 cuevas repartidas en dos pisos, dentro de las cuales hay templos, monasterios y estupas budistas, con sus salas de congregación y de oración, celdas de meditación, columnas adornadas, figuras de Buda…

Lo que impresiona más son las pinturas murales que adornan los interiores de las cuevas. Su antigüedad se remonta al s.II aC y se alarga hasta el s.VI dC y fueron las primeras instituciones budistas construidas en India. Parece ser que con la pujanza de su vecina Ellora, Ajanta cayó en decadencia y no fue hasta 1819 que fueron redescubiertas. Por este motivo, las pinturas se encuentran en muy buen estado de conservación. Además, tienen una calidad artística y tan exquisita finura y detalle, que les ha valido el reconocimiento de la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

entrada a una de les cuevas de ajanta

buda reclinado en ajanta

interior de una de las cuevas de ajanta con un buda y columnas

[one_half]pinturas murales de ajanta [/one_half] [one_half_last]figura de buda a ajanta[/one_half_last] [one_half]escultures a ajanta[/one_half] [one_half_last]interior d'una de les coves d'ajanta [/one_half_last] [styled_box title=”Información pràctica” color=”blue”]

Cómo llegar: desde Omkareshwar hay que coger bus hasta Khandwa, desde donde salen los trenes hasta Jalgaon. Una vez en Jalgaon hay que coger un rickshaw hasta la estación de buses y allí coger un bus hasta Ajanta. Es un viaje que prácticamente te ocupa todo el día. Desde Aurangabad es más fácil pues sólo son 2 horas hasta Ajanta. Por lo tanto se pueden visitar las cuevas y volver en el mismo día.

Dónde dormir y comer: En Ajanta, a 500 metros de las cuevas, está el hotel MTDC Resort. Habitación doble con baño por 600 INR. Tiene restaurante y es come bien. Recomendable.

En Aurangabad, donde fuimos para ver las cuevas de Ellora, nos alojamos en el hotel Pushpak, habitación con baño por 600 INR. Recomendable, y puedes hacer el checkout a las 24h de haber entrado. Está situado en un callejón perpendicular a la estación de trenes. Recomendable.

En Aurangabad comimos junto a la estación, en uno de los hoteles con restaurante, que al parecer no alojan extranjeros.[/styled_box]

 

Las cuevas budistas de Ajanta
Ayudanos a mejorar, valora la entrada!

Entradas relacionadas

Deja un comentario

20 − 10 =