Isfahan, jardines y barrio armenio de Jolfa

Nos despertamos a medianoche sobresaltados: aviones militares están sobrevolando la ciudad. En las afueras de Isfahan se halla una central nuclear… ¿serán los israelís?. Estamos atentos, ya no se oye nada, no eran los israelís, a dormir otra vez.

Nos levantamos de muy buen humor, hoy toca conocer el corazón de la ciudad, lo que le da vida: sus jardines. En ellos se hallan antiguos palacios, con enormes fuentes que refrescan la mañana. Vagabundeamos por entre la gente, nos tumbamos a la sombra de los arboles, nos relajamos.

Chicas en un parque de Isfahan

Mullah y su família en un parque de Isfahan

Lejos del bazar y de las mezquitas, las famílias iranís se reunen en los jardines para comer, beber y pasar el dia entre familiares y amigos. Hace un tiempo leí que los iraníes son los campeones de los picnics y creo que, efectivamente, así es.

Hay que ponerse en marcha, así que decidimos ir a almorzar al barrio de Jolfa, donde de nuevo comemos kebabs -¿cuántos habremos comido durante este viaje? -. Estos estan deliciosos, con yogurt, tomates y berenjenas.

En 1606, en tiempos del Sha Abbas I, de la dinastía Safávida, que más de 150.000 armenios fueron trasladados de la antigua Julfa, en Nakhichavan (Azerbaiyán), hasta Isfahan, estableciéndose en este barrio al que llamaron Jolfa, como su ciudad de origen. Algunos de ellos llegaron a Isfahan huyendo de la persecución del Imperio Otomano. Cuentan que los residentes de Jolfa fueron bien tratados por el Sha, con la esperanza que su reasentamiento fuera beneficioso para el país, por su conocimiento en el comercio de la seda. Construyeron una catedral, que hoy en día es la más importante del país para los cristianos armenios. La iglesia es una mezcla de mezquita safávida e iglesia armenia, con cúpula de ladrillo y una torre con un reloj. Enfrente, observándola, la estatua de un monje nos recuerda el carácter cristiano del barrio.

Iglésia en Jolfa, Isfahan

Cúpula de la iglésia de Jolfa

Interior iglésia de Jolfa

Y es en este barrio, donde nos despedimos de Isfahan y casi de Iran: al dia siguiente volaremos hasta Tabriz, donde por la noche cogeremos el tren para regresar a Turquia. Allí visitaremos las ciudades kurdas de Van, Hasankeyf y Diyarbakir –el corazón del kurdistan turco- antes de volver a Estambul, punto de inicio y final de esta, nuestra segunda etapa de La Ruta de la Seda.

Isfahan, jardines y barrio armenio de Jolfa
Ayudanos a mejorar, valora la entrada!

Entradas relacionadas

2 comentarios en “Isfahan, jardines y barrio armenio de Jolfa

  1. Que hermosas fotografías, que pesar que lo primero que se viene a la mente son precisamente aviones y centrales nucleares. Irán es un destino espectacular según lo muestras, lástima que lo que vemos por los medios no es muy bueno. ¿Hay muchos turistas ahí? por las fotos pienso que no. Se ve todo realmente autentico.

    Saludos

    • Si, es curioso, pero esa fue nuestra sensación. Y es que no parabamos de oir como sobrevolaban la zona aviones militares. Aunque recien dejamos de oirlos, nos dormimos de immediato.

      Visitamos Iran poco tiempo después del pucherazo electoral, en plena represión, y no, no habían casi turistas. De hecho, los que habian nos ibamos encontrando en las siguientes ciudades. Una pena, porque el país lo vale.

      Por cierto, tienes una web muy bonita.

      Un abrazo, y gracias por el comentario.

Deja un comentario

cuatro − 3 =