Luang Prabang, la ciudad de los templos

Noia amb vestit tradicional a Luang Prabang

De Luang Namtha a Luang Prabang en bus local

Ir de Luang Namtha a Luang Prabang fue una pequeña odisea. En una de las muchas curvas del trayecto, un asiento y su pasajero salieron volando. Aquí vi el carácter de los laosianos, aquelllo que dicen que se lo toman todo con calma. Demasiada diría yo. Sentaron al chico en otro asiento y dejaron el banco sin fijar, para que en cada curva fuese dando golpes a todo el mundo. Al final quien tuvo que repararlo fui yo, llave inglesa en mano, pues me veía el asiento por la cabeza.

Eso no fue todo. A medio camino se rompió el tubo de la gasolina y estuvimos dos horas esperando que lo repararan.

Buscando alojamiento

Por todo ello llegamos de noche a Luang Prabang y sin reserva de alojamiento. Encontrar donde dormir, en esta pequeña ciudad, nos supuso un problema y no por falta de hoteles y guesthouses, que los hay para elegir, sino porque los que llevaba recomendados por Noe, una buena amiga, gran viajera y una enamorada del Sureste asiático (a la que un día pude engañar para que visitase Sikkim y Nepal) estaban llenos o eran difíciles de localizar de tantos que habían.

Después de mucho dar vueltas, encontramos un pequeño hotel económico y muy recomendable en un callejón cerca del río. Dejamos las mochilas y salimos a cenar. Dos días después nos cambiaríamos a otro, de superior categoría, porque disponían de una bonita habitación, con balcón, que al no funcionar el aire acondicionado nos saldría por muy buen precio.

Guesthouse a Luang Prabang

Templos y monasterios: Patrimonio de la Humanidad

Luang Prabang es una ciudad de templos, declarada Patrimonio de la Humanidad. Si tuviera que destacar dos cosas de esta ciudad serían los templos budistas y los monjes mendicantes, que van por la calle en procesión pidiendo comida a los fieles. Los templos fueron la cara de este viaje, los monjes la cruz. En la siguiente entrada os explicaré el porqué.

La ciudad es fácil de visitar, pues la mayoría de templos están en la misma calle. En esta calle también está el mercado nocturno, claramente orientado al turista, y el mercado de comida, donde por pocos euros puedes cenar.

De destacar algunos templos serian estos:

Wat Mai.  Fue construido en 1796 y es famoso por los relieves que explican una de las reencarnaciones de Buda. De fuera no es de los templos que más llaman la atención, pero los grabados en pan de oro de la fachada principal son espectaculares.

Wat Mai, temple a Luang Prabang

Gravats de les parets del temple

Dona resant al Buda del temple de Wat Mai, a Luang Prabang

Royal Palace Museo. Está formado por varios edificios que exponen artesanía local, esculturas de Buda y otros objetos. Este edificio fue construido por los franceses en 1904 para alojar al rey Sisavang.

Colors daurats i verd de la façana del Royal Palace Museu de Luang Prabang

Monjo caminant davant el Royal Palace Museu a Luang Prabang

temples i palmeres a Royal Palace Museu de Luang Prabang

Wat Xieng Thong. Situado donde confluyen los ríos Mekong y Nam Khan. Es uno de los templos más bonitos de la ciudad, con sus tejados a tres niveles y su fachada delicadamente pintada. Aquí es donde hasta 1975 eran coronados los reyes de Laos, de ahí su importancia histórica.

Temple de Wat Xieng Thong a Luang Prabang

Temple de Luang Prabang amb les parets decorades

Budes i gravats a la paret del temple de Wat Xieng Thong

Wat That Chomsi. Está situado en la colina Phou Si. Como templo no tiene ningún interés, pero vale la pena subir para ver una panorámica de la ciudad y de los ríos Mekong y Nam Khan. Id al tarde para ver la puesta de sol, porque aunque probablemente estará lleno de gente, hay muy buena luz para hacer fotografías.

Vista general de Luang Prabang

El riu Mekong al seu pas per Luang Prabang

Dibuixant a Luang Prabang

De bajada entramos en un pequeño Wat, donde había esta persona pintando.

Además de estos, hay más templos en Luang Prabang. A quien le guste la arquitectura no se aburrirá. Además, las calles están llenas de antiguas casas coloniales convertidas en bonitos hoteles, restaurantes y cafeterías.

Y si se desea disfrutar de una buena cena, a un precio irrisorio, su lugar es el mercado de comida nocturno, donde por 1 € te puedes llenar el plato.

Mercat del menjar Luang Prabang

Plat variat de menjar de Laos i cervesa a Luang Prabang

Al lado, se monta un mercado de artesanía completamente orientado al turismo. No obstante, es un buen lugar para comprar un bonito recuerdo para llevarse a casa.

Venda de paraigues artesanals a Luang Prabang

Estuvimos cinco días en Luang Prabang visitando la ciudad y las afueras. Pero tanto la visita de las afueras, como la de los monjes mendicantes, os lo explicaremos en las siguientes entradas.

Luang Prabang, la ciudad de los templos
Ayudanos a mejorar, valora la entrada!

Entradas relacionadas

7 comentarios en “Luang Prabang, la ciudad de los templos

  1. Pingback: Bitacoras.com
    • La verdad es que es una de las ciudades más bonitas que he estado. Podría vivir allí sin ningún problema!
      El mercado de comida es genial y es verdad que es dificil de encontrar en otros sitios. Increíble!

      Gracias por tu comentario.

      Un abrazo!

  2. Que buena entrada, deseosos estamos de visitar esta ciudad. Creo que iremos directamente desde la frontera con Tailandia, navegando por el Mekong. Así evitamos las guaguas esas o bien llevaremos la caja de herramientas 😉
    Un fuerte abrazo

Deja un comentario

2 × 1 =