Mardin, un balcón a la Mesopotamia

Mardin es un museo al aire libre, en el que no hay que pagar entrada para disfrutar de un casco antiguo que te sorprende a cada paso, mostrándote una iglesia ortodoxa, un caravasar o una mezquita escondida entre los estrechos y empinados callejones.

Y es que Mardin es una antigua y preciosa población, que se asienta sobre una colina frente a las tórridas llanuras de la Mesopotamia, que se extienden hacia Siria a sólo 100 km. Con una historia de más de 3.500 años, ha sido gobernada por cristianos asirios, árabes, selyúcidas, kurdos, mongoles, persas y otomanos y la arquitectura que han dejado – la mayoría selyúcida – está siendo restaurada para optar a ser declarada Patrimonio de la Humanidad.

Mezquita

Iglesia cristiana ortodoxa en Mardin

Mezquita a Mardin

Reflejos en el agua

A 6 km se encuentra el monasterio sirio ortodoxo de Deyrul Zafaran, antiguamente sede del Patriarcado Ortodoxo Sirio. Edificado en el año 495 sobre un antiguo templo dedicado al Sol, en la actualidad sólo queda un monje, de origen germánico. Y es que tras la Primera Guerra Mundial, y tras el genocidio armenio, las minorías cristianas de esta región huyeron a Siria temiendo el mismo final.

Monasterio de Deyrun Zafaran en Mardin
Monasterio de Deyrun Zafaran en Turquia

Nos sorprendió ver un mihrab con la cruz cristiana, pero no debemos olvidar que el islam es posterior al cristianismo. La iglesia ortodoxa siria practica una de las formas más antiguas del cristianismo donde incluso la forma de rezar es similar a la de los musulmanes, pero haciendo la señal de la cruz. El lenguaje empleado es el arameo, a diferencia de la iglesia romana que era el latín.

templo del sol en el sotano de Deyrun zafaran

En el sótano se puede ver el antiguo templo dedicado al sol. Sorprende la forma del techo con las piedras encajadas sin que ninguna viga las soporte.

familia kurda en Mardin, Turquia

Dedicamos la tarde a pasear por Mardin, intentando encontrar el mejor lugar para hacer una foto de la población. Pero conseguir la foto de la cabecera no ha sido tarea fácil. Caminamos por los callejones. cuesta arriba y abajo, intentando encontrar la mejor perspectiva. Pero es inútil, pues las casas siempre nos tapan la vista. Pero de una de ellas, una chica desde la ventana nos invita a subir.

Quedamos sorprendidos: desde un balcón se ve toda la población desparramandose hacia las llanuras mesopotámicas. Nos invita a café turco y nos presenta toda la familia, todas mujeres, ya que los maridos están trabajando en Estambul.

 

Y satisfechos de cómo ha ido el día, lo celebramos cenando en una terraza disfrutando de las vistas de la noche sobre la Mesopotámia.

Mardin, un balcón a la Mesopotamia
Ayudanos a mejorar, valora la entrada!

Entradas relacionadas

6 comentarios en “Mardin, un balcón a la Mesopotamia

    • La verdad es que Turquía está llena de lugares preciosos, apartados de las rutas más turísticas. La gran ventaja es que a muchos de esos lugares es facil acceder por el impresionante sistema de transporte público turco.

      Gracias por el comentario.

      Un abrazo!!

    • Hola Carol!!

      Realment el lloc ens va sorprendre. Quan tot estigui restaurat serà encara més bonic, però també estarà ple de turisme.

      És un lloc que val la pena, aneu-hi en quan pugueu. Amb una setmaneta podeu veure Mardin i Urfa, que és tant o més bonic, i tornar a Istanbul.

      Un petonàs!!

  1. Fantástico, que grande Turquia, sus paisajes, ciudades son preciosas, pero sus gentes, hay sus gentes son un amor. No me canso de decirlo que Grande Turquía.
    A nosotros en Malatya nos paraban por la calle para invitarnos a su casa a comer, recuerdo que cuando estuvimos por allí solo había una pareja de austriacos mas en la ciudad, éramos lo únicos foráneos, y la gente se desvivía por nosotros, en Konya nos pasó lo mismo, ya que éramos de los pocos turistas que hicimos un par de noches allí.

    Un Saludo chicos!!

    • Siempre digo que en Turquia siempre triunfas. No puedo hablar mal de ningun pueblo, ninguna ciudad……la gente es amable, los paisajes son preciosos, la arquitectura impresionante…. para ser un país perfecto tendrían que solucionar el problema kurdo, porque al viajar por allí te das cuenta de su marginación.

      Un abrazo!!

Deja un comentario

dos × 1 =