Regreso del Dalai Lama y visita de Norbulignka

Hoy regresa S.S el Dalai Lama a McLeod. Vamos a la entrada de su residencia y nos sentamos junto a dos mujeres tibetanas que no paran de reír. Comparamos nuestros “rosarios” budistas con los suyos; reímos cuando señalan una mujer occidental que lleva una khata en el cuello como si fuera una bufanda.

Tras dos horas de espera suenan las trompas del monasterio: el Dalai Lama está llegando. Así que nos levantamos todos y nos inclinamos por darle la bienvenida. Va sentado en la parte delantera de un todo-terreno, riendo y con una cara de felicidad que se contagia. Se le ve con buena salud y contento de estar otra vez en casa. Ha sido tan solo un instante, pero le hemos visto y nos ha dado su bendición; todo el mundo se marcha contento y satisfecho, tanto tibetanos como occidentales. Sin duda que ha sido un día especial.

Miércoles, visitamos el instituto Norbulignka que fue creado para enseñar y preservar las artes tradicionales tibetanas como la creación de estatuas, los thangkas y los bordados.

El instituto está rodeado de un jardín japonés con puentecitos que cruzan pequeños riachuelos y cascadas y que dan una sensación de paz y frescura fantasticos. Hay una tienda donde está a la venta parte del arte que se crea aquí. Los thangkas son los más bonitos que hemos visto nunca pero los precios son prohibitivos: el más barato 400 €.

Para ir sólo hay que coger el bus de McLeod hasta Dharamsala y allí preguntar por el que va a la residencia del Karmapa, ya que Norbulignka parece que no lo conocen. Bajad ante la escuela del Sagrado Corazón, antes de cruzar el puente sobre el río. Desde la escuela, sólo hay 1 km. Un letrero lo indica.

 

Mas información en la web Mesenllà y en el blog Por los Caminos del Mundo.

Más fotografias en la galería de flickr

(Viaje realizado en 2008).

Regreso del Dalai Lama y visita de Norbulignka
Ayudanos a mejorar, valora la entrada!

Entradas relacionadas

Deja un comentario

dieciseis − catorce =