Samarcanda, la mítica ciudad de la Ruta de la Seda

Samarcanda es una de las ciudades habitadas más antiguas del mundo. Con más de 2700 años de historia, Samarcanda prosperó  durante la Ruta de la Seda, en parte gracias a su ubicación en el valle del rio Zarafshan, en el corazón de Asia Central, en un punto intermedio entre China y Europa. Es una ciudad que rezuma leyenda e historia. ¿Cuántas veces hemos oído nombres tan evocadores como Samarcanda? ¿Cuántas veces hemos leído acerca de la Ruta de la Seda?.

¿Estás pensando en ir? Aquí te detallamos los highlights de la ciudad de Samarcanda, una de las ciudades más importantes de la Ruta de la Seda, para que la disfrutes desde el primer instante.

Plaza del Registán

Esta sublime plaza es el centro neurálgico, cultural y de reunión social de Samarcanda. El autobús urbano que va desde la estación de tren hasta el centro os dejará aquí, y ya podréis vislumbrar la silueta de las tres mezquitas, la mezquita Shirdor frente a su homónima y magnífica Ulugbek, y en el centro la Tilla Kari.

Como la plaza del Registán ha sido declarada como el espejo de Uzbequistán, cualquier evento de cierta embergadura suele organizarse aquí. Así que no os penséis que estáis de mala suerte si la plaza se encuentra vallada, con vigilancia o con tarimas. Echad un vistazo a las horas de apertura y adentro.

Plaza del Registán

La mezquita Shirdor es la más conocida, por el famoso tigre (Shir) representado en mosaicos de vivos colores que destaca en el iwán o pórtico de entrada. Mirándola de tu a tu, la mezquita Ulugbek es la más antigua del Registán, un edificio rectangular con su magnífico iwán. Otro patio interior con cuatro verandas, celdas para los estudiantes y salas para el estudio complementan las edificaciones de la mezquita interior, la mezquita de invierno. Ah! Y esos minaretes altos y abrumadores, delicados y que nos dicen que sí, que estamos en Asia Central.

Shir

Mezquita Bibi-Khanym

Delante de la zona de acceso al Registán hay una gran plaza con árboles y arbustos. Hay que seguirla hacia el norte y nos llevará a una zona peatonal con hoteles boutique y tiendas de artesanía. Desde allí ya se divisa la mezquita Bibi-Khanym, modelo de arquitectura para toda Asia Central. Fue erigida por Timur después de su incursión en India y se dice que su minarete es el más grande de toda Asia Central.

Mezquita Bibi-Khanym

Mezquita Bibi-Khanym

Mezquita Bibi-Khanym

Mausoleo de Tamerlan

Tamerlan, nacido en abril de 1336, es la gran figura histórica de Uzbekistan. De origen turco y mongol, es el último de los grandes líderes nómadas. En poco más de dos decadas, Tamerlan conquistó una gran parte de Eurasia y sus ejercitos cabalgaron desde la India hasta Moscú, conquistando y arrasando ciudades. Precursor de las grandes tumbas mogoles de Humayun en Delhi y el Taj Mahal en Agra, era también famoso por su crueldad y terror, y su nombre, setecientos años después, es aún recordado como constructor o destructor de algunas de las grandes ciudades de Oriente Medio.

Mausoleo de Tamerlan

Su mausoleo se encuentra situado a unos cientos de metros del Registán y vale la pena perder un par de horas visitando la zona, donde se encuentra una bella mezquita con techos de vivos colores y un minarete de ladrillos de adobe.

MKTA6815

Bazar Siob

Este bazar cubierto es una maravilla a cualquier hora del día. Aquí podréis cambiar euros o dólares a soms si preguntáis en las tiendas (no en los puestecillos) de la parte de atrás. Las mujeres, ataviadas con sus vistosos vestidos de flores y sus pañuelos anudados en la nuca, venden fruta y verdura fresca, frutos secos y la delicia del país, ese pan redondo y plano típico de Asia Central, el “naan”. El pan está decorado con distintas formas y motivos, según sea pan de Samarcanda, de Bujara o de otra ciudad. ¡No dejéis de probarlo!

Mujeres en el mercado

Afrosiab y Shakhi-Zinda

Son las ruinas de la antigua ciudad de Samarcanda, situada en un emplazamiento que siempre reunió condiciones favorables para los asentamientos humanos. Se llega en un agradable paseo. La necrópolis de Shakhi-Zinda se encuentra en la zona sudeste de Afrosiab, un complejo con 44 tumbas y más de 20 mausoleos.

Tumba del Profeta Daniel

También en la zona de Afrosiab, aunque hay que andar un poco por el arcén de la carretera que lleva al Observatorio Ulugbek, se encuentra esta curiosidad de la ciudad. Es interesante la cúpula cónica del mausoleo y el ambiente respectuoso que se respira, pues siempre hay gente que la visita.

Observatorio Ulugbek

Este observatorio situado a unos quilómetros de Afrosiab y para el que se necesita taxi o ir en bus, figura en las guías pero para nosotros no valió la pena el desplazamiento hasta allí.

Información práctica sobre Samarcanda

Donde alojarse

Nos alojamos en el Emir Timur, un pequeño hostel con paredes de ladrillo que dan a un patio interior. Se encuentra en una callejuela, cerca del Registan, situado entre los hosteles Baodir I i Baodir II. Habitación doble con baño y desayuno por 20$. Muy recomendable.

¿Y para comer?

Enfrente de la plaza del Registán hay multitud de restaurantes donde comer un buen arroz pilav, guisos de verduras y carne o uno de los muchos tipos de kebab acompañado de naan.

Para comer algo rápido, de camino al bazar, antes del paseo peatonal, veréis un restaurante que hace esquina, siempre abarrotado de jóvenes. Sirven kebabs, helados y cocinan un plato del día que está muy rico.

Para la cena, encontramos un restaurante local que servía comida deliciosa a precios muy asequibles más allá del Registán, al sur de la plaza que lleva al bazar. Nos atrajo el supermercado, con su vistoso rótulo rojo y desde allí seguimos andando siguiendo las tiendas hasta que vimos el restaurante, que entraba en un callejón a mano derecha.

Samarcanda, la mítica ciudad de la Ruta de la Seda
Ayudanos a mejorar, valora la entrada!

Entradas relacionadas

Deja un comentario

uno × dos =