El bazar de Tabriz, uno de los más importantes en la Ruta de la Seda

Salimos de Dogubeyazit con la idea de llegar a Tabriz, así que ha llegado el momento de cruzar la frontera turca hacia Irán. Un minibus abarrotado nos lleva hasta la frontera. Allí, los oficiales turcos nos miran treinta veces el pasaporte antes de ponernos el sello de salida. Cuando llegamos a la valla iraní, el cambista nos intenta convencer para que cambiemos moneda, pero el cambio es malo y pasamos de él, que marcha malhumorado gritando que en lado iraní no podremos cambiar… ¡qué tontería!

El oficial iraní supervisa nuestros pasaportes, nos abre la reja y entramos en la oficina de inmigración. Está llena de gente… de sacos con cajas de zapatos, ropa y todo tipo de mercancía que compran en Turquía para vender luego en Irán.

Hacemos una larga cola y finalmente nos ponen el sello de entrada al país. Bien. Ahora sólo hay que pasar dos controles más: el de equipajes y el de “evaluación”, donde comprueban que vistas adecuadamente. El oficial nos mira de arriba abajo, y asintiendo con la cabeza nos dice: Welcome to Irán! Ya estamos dentro!

Cambiamos moneda, a muy buen precio, y cuando nos disponemos a contratar un taxi para que nos lleve hasta la ciudad, Aydin, un chico que hemos conocido en Dogubeyazit, se ofrece a llevarnos en su coche hasta Tabriz. ¡Esto es amabilidad!!

bazar TabrizTabriz es la ciudad más importante del oeste del país, lo que nos supera: mucho tráfico y mucha polución. Llegamos por la tarde y lo primero es buscar hotel, nos decidimos por el Azarbayjan Hotel, limpio y confortable. Aprovechamos también para comprar la guía Lonely Planet de Iran, edición del 2008, por tan solo 7$, eso si, piratilla.

Por la mañana, buscamos un lugar para desayunar y comprobamos que, aquí, comer unas pastas y tomar un té es fácil, lo que es imposible es disfrutar de las dos cosas a la vez. Así que nos tomamos el té en una chaikana y comemos una magdalena gigante por la calle. El inconveniente de comer en la calle es que entre mordisco y mordisco debes dar explicaciones a toda persona con quien te cruzas: de dónde venimos, de qué trabajamos, si estamos casados, si tenemos hijos…

La ciudad se encuentra situada en la ruta natural que conecta Asia con Europa a través de Turquía y es por eso que su bazar ha sido un punto importante en la Ruta de la Seda. Cubre un área de 7 km2 y, en la época de máximo comercio, habían ¡24 caravanserais! Sus bóvedas son una maravilla, ya que aprovechan la luz natural y le dan frescura. Pasamos un buen rato imaginándonos el trasiego de los mercaderes por los estrechos pasillos. ¡Qué montón de lenguas se debían escuchar!

bazar Tabriz

Al día siguiente nos levantamos temprano para visitar la iglesia armenia de San Esteban, cerca de Jolfa y a un tiro de piedra de la frontera con Azerbaiyán. Hemos contratado la excursión a través de la Oficina de Turismo de Tabriz y del señor Mansur Khan, uno de los mejores guías del país, alabado en todos los foros de viaje, blogs y guías tipo LP.

bazar Tabriz

Realmente, hemos acertado contratando la visita a través de Mansur, ya que, después de pegarnos la paliza de 165 km hasta allí, resulta que la iglesia… está cerrada! Es miércoles, día festivo para los guías turísticos y el día en que cierran la mayoría de museos y otros lugares de interés. ¡Para fiarte de los guías!!

Cabe decir que tuvimos la suerte de poder visitar un precioso caravasar, situado junto al río Aras, que separa Irán de Azerbaiyán.

Bazar Tabriz

Antes de partir de Tabriz visitamos Kandovan, un pequeño pueblo de montaña parecido a la Capadocia, donde se han reunido más turistas iraníes que habitantes hay en el pueblo. Turistas que están encantados con la visita, ya que se ha corrido la voz que hay dos europeos por el pueblo y se pasan todo el rato haciéndonos fotos a discreción. A cambio nos llevamos algunos teléfonos “por si tuviésemos problemas”, nos dicen amablemente.

bazar Tabriz
bazar Tabriz

A la vuelta paramos en la estación para coger el tren nocturno a Qazvin, parada obligada para ir a Masuleh.

El bazar de Tabriz, uno de los más importantes en la Ruta de la Seda
Ayudanos a mejorar, valora la entrada!

Entradas relacionadas

Deja un comentario

5 × 5 =