Bandar-e Anzali, el mar Caspio

Estamos en Bandar-e Anzali, una de las principales ciudades de la zona del Mar Caspio, en el noroeste del país. Hemos venido para ver el mar, para probar el pescado y para ver si es verdad que es una de las ciudades más abiertas, debido a que acude la gente rica a bañarse en las playas.

Aquí nos espera Elias, el amigo de Masuleh, que nos enseñará la ciudad. Nos lleva a un restaurante y nos recomienda el “pescado blanco” y el “pescado caviar”. Vamos a probarlo! El primero nos lo sirven refrito y acompañado de arroz blanco. ¡Buahh! ¡es tan insípido como su nombre indica, qué cosa más sosa! El otro, el pescado del que se extrae el caviar, es más suave y sabroso, pero lo cocinan al estilo del kebab, en forma de brocheta y también con arroz blanco.

Más tarde caminamos por el paseo marítimo, pero es un paseo que no da al mar sino al puerto industrial, lleno de grúas y barcos de carga. Por este puerto entra la mercancía pesada que se escapa del bloqueo internacional: Rusia suministra metal, tecnología, vehículos…

Paseamos por la zona comercial, que en la época del Shah, era donde estaban las casas de la gente adinerada, de gran calidad arquitectónica, como pequeños palacetes. Pero con la Revolución fueron todas destruidas y ahora han construido unos almacenes-tienda horrorosos.

Igual ha pasado con la residencia del Shah y los jardines: lo han reparcelado, han construido una mezquita y el palacio lo han convertido en museo naval. Pero ha valido la pena verlo, para hacernos una idea de cómo vivía el último Shah de Persia, hace sólo treinta años. Elias nos lo muestra con pena… debe ser muy duro ver como día a día se destruye la historia y la riqueza de tu país.

Tenemos que decir que no hemos visto ningún cambio en la gente de Anzali. Hay mujeres con el chador negro hasta los pies y otras con el pañuelo negro bien atado o cosido por debajo del cuello, como en todos los lugares que hemos visto hasta ahora.

Para rematar la tarde, hacemos una visita a la heladería que, según Elías, hace los helados más buenos de toda la ciudad. La cosa ha ido así: pedimos 3 copas de chocolate, nos las llevan y nos avisan de que “esta es de plátano, esta de caramelo y esta de nescafé”. ¿Ehhhh? Entre risas, nos las sorteamos.

– Elias-le pregunto-está buena tu copa?
– Sí, muy buena. Pero es de plátano.
– ¡Ah!. Lluis, está buena la tuya?
– Sí, buenísima. Pero también es de plátano. ¿Y la tuya?
– Buena, buena. Pero es de plátano…jajajaja

Al finalizar, compramos los billetes de bus para ir a Tehran y nos despedimos del Elias, un buen amigo que desgraciadamente no volveremos a ver en este viaje. Circunstancias familiares, de su parte, impedirán que nos reencontramos en Shiraz.

Viaje realizado en octubre y noviembre de 2009.
Más fotografias en la galería de flickr

Bandar-e Anzali, el mar Caspio
Ayudanos a mejorar, valora la entrada!

Entradas relacionadas

Deja un comentario

1 × 1 =