Bali en moto: Itinerario por el centro y la costa norte

Bali en moto. La moto es la mejor manera de conocer y disfrutar Bali. Si quieres descubrir la isla a tu aire, sin guía o un conductor, no lo dudes, es una experiencia fantástica. Puedes alquilarla fácilmente en ciudades como Kuta o Ubud, tan solo debes comprobar que la moto este en buen estado. Pruébala antes de alquilarla y regatea, cuantos más días la alquiles más económica te saldrá.

Itinerario Bali en moto: Ubud-Munduk-Lovina-Kintamani-Ubud

Mapa itinerario en moto por el centro y norte de Bali

Día 1. Ubud-Munduk. 64 kilómetros.

Hoy comienza nuestra ruta primera ruta motera por Bali y tenemos tantas ganas que a primera hora ya estamos encima de la moto. Salimos de Ubud en dirección oeste hacia el lago Danau y el templo Pura Ulun Dana Bratan. La calle principal de Ubud es caótica casi a cualquier hora del día, pero una vez fuera el tráfico disminuye ostensiblemente. Conectamos la App Maps.me y nos marca una ruta que, enseguida, nos conduce por entre preciosos arrozales de un verde intenso. ¡Uauu, esto pinta bien!

El paisaje va cambiando. Conducimos por estrechas carreteras y cruzamos pequeñas aldeas, donde la vida rural se impone. Nos topamos con pequeños mercados y muchos templos por todas partes.

Por el camino podemos visitar las extensas terrazas de arroz de Jatiluwih.

Terrazas de arroz de Jatiluwih

Son unos espectaculares arrozales situados a unos 40 km de Ubud que fueron nominados a Patrimonio de la Humanidad en 2007. Si no es tiempo de cosecha, las resplandecientes terrazas verdean hasta donde alcanza la vista y hasta los pies del monte Batukaro. Parece que hay diversas caminatas posibles siguiendo los senderos que comunican unos arrozales con otros, pero nosotros sólo las recorrimos en moto, tratando de esquivar los dos checkpoints donde había que parar para pagar la entrada. Precio: 20.000 por persona.

Terrazas de arroz visitando Bali en moto

Deshacemos el camino unos 8 km hasta volver a la carretera que seguíamos, pues nos indican que está en mejor estado que la que pretendíamos seguir hacia el lago Danau. Conducimos en solitario ascendiendo la montaña, rodeados de vegetación, la temperatura refrescaba conforme avanzábamos y el paisaje era precioso.

Lago Danau y templo Dana Bratan

El lago y el templo se encuentran pasado el pueblo de Bedugul, un poco más al norte. La importancia de este lago es debida al templo Pura Ulun Dana Bratan, uno de los más fotografiados de Bali y uno de los más bonitos, con una silueta delicada y elegante que sólo con verla ya la asocias con Bali. Coge un billete de 50.000 rupias indonesias y verás el templo Dana Bratan. Entrada: 30.000 Rp.

Lago Danau y templo visitando Bali en moto

Como se nos ha hecho la hora de comer, paramos en un restaurante de cocina balinesa que está justo enfrente de la entrada del templo. La especialidad es el “nasi campur”, arroz blanco con cuatro ingredientes a elegir de entre diferentes bandejas (tofu frito, verduras rebozadas, pollo…).

Nuevamente nos ponemos en marcha hacia nuestro destino final de hoy, el pueblo de Munduk. La carretera asciende vertiginosa en medio de una niebla y un frío intenso. Sí, has oído bien, frío. Como todos los locales, paramos a ponernos un jersey y un impermeable y es que realmente baja la temperatura a medida que ascendemos la montaña.

Una vez arriba, hay que girar a la izquierda en dirección a Munduk. ¡Ojo! Pues si sigues la carretera te llevará cuesta abajo en unas pronunciadas curvas.

La carretera que lleva a Munduk desde los campos de arroz de Jatiluwith es, para nosotros, una de las más bonitas de Bali. Al llegar a este punto, bordea los lagos Danau Buyan y Danau Tamblingan y ofrece unas vistas increíbles sobre ellos. En los miradores que hay esparcidos por la carretera es el momento de tomarse un café (prueba el Kopi Susu, café con leche condensada) y disfruta de las vistas.

Lago cerca de Munduk

Después de esta sobremesa sobre el lago, descendemos hacia Munduk. Este pequeño pueblo de montaña era el refugio de los holandeses durante la época colonial, para escapar de la humedad y del calor. Se halla encajado entre frondosas montañas, bosques y arrozales y en días claros su altitud permite ver el mar. Los visitantes acuden aquí atraídos por su ambiente relajado, sus maravillosas vistas y la posibilidad de realizar caminatas entre arrozales, plantaciones de café y cacao y hacia sus dos cascadas principales. Hay varios hoteles a lo largo de la carretera que cruza el pueblo, nosotros miramos unos cuantos con la moto y finalmente nos quedamos en un hotelito familiar con jardín y vistas a la montaña. ¡El primer día por Bali en moto ha ido genial!

Tip: Si te gusta cocinar, hay un par de restaurantes en la calle principal de Munduk que ofrecen cursos de cocina balinesa.

Día 2. Munduk-Lovina. 24 kilómetros.

Este segundo día es ideal para hacer trekking por los alrededores de Munduk, pero nosotros teníamos que extender el visado de Indonesia y tuvimos que partir directo hacia Lovina.

Iniciamos la ruta en descenso hacia la costa, la carretera era estrecha y relajada, cruzamos diversas aldeas apacibles y los arrozales nos acompañaron durante todo el descenso. Una vez abajo, el tráfico aumenta considerablemente hasta llegar a Lovina, pues estamos ya en la carretera de la costa.

Nos alojamos cerca de la zona de playa, en la zona de Kalibukbuk, pues otros viajeros así nos lo aconsejaron. Lo bueno de viajar en moto es que pudimos ojear y comprobar precios en diversos hoteles, además estábamos en temporada baja, así que nos dimos un capricho y nos cogimos un bungalow en un hotel con jardín y piscina por sólo 300.000 rupias.

Playa en Lovina

Día 3. Lovina.

El tercer día de ruta lo dedicamos por entero a descubrir Lovina. ¿Y qué ver en Lovina?

Avistamiento de delfines.

Las playas de Lovina no son bonitas ni muy accesibles, en realidad el principal atractivo de Lovina es la posibilidad de avistar delfines.

Para ello se puede contratar una pequeña embarcación que te lleva mar adentro y la posibilidad de avistamiento es alta. Puedes contratar una barca para dos pasajeros en casi todas partes, pues en Lovina quien más quien menos se dedica a esto.

A la mañana siguiente, madrugamos mucho para tener más probabilidades de verlos y nos pusimos en marcha. La barca navegó mar adentro y, junto a una veintena de barcas más, todos los ocupantes abrimos bien los ojos con la ilusión de verlos. De repente, alguien gritó y una barca se puso en marcha a toda prisa y detrás de ella, todas las demás. Los delfines estaban nadando por aquella zona, sus brillantes lomos grisáceos empezaron a asomar por babor, eran pequeños la mayoría y saltaban con unos gráciles movimientos, fue super emocionante vivirlo.

Delfines en Lovina

Pero con el paso de los minutos, lo que se inició como un avistamiento tranquilo se convirtió en una persecución. Todas las barcas acecharon a los diversos grupos de delfines durante casi 1 hora, cruzando por medio de ellos, acercándose tanto que casi podíamos tocarlos, molestándolos sin ningún miramiento. Empezamos a sentirnos mal, muy a disgusto y desde aquel momento, nuestra sensibilidad por la fauna local y las actividades que con ella se realizan para contentar al turista ha crecido y no participamos de ellas ni las fomentamos.

Si quieres saber más sobre turismo responsable con los animales, visita esta web: Faada Turismo Resposable con los Animales.

Banjar Hot Springs

A 11 kilómetros de Lovina Beach se hallan las fuentes termales Banjar. La arquitectura tradicional balinesa en piedra, con sus deidades, serpientes y una rica ornamentación, se representa en estas sagradas fuentes creando uno de los más atractivos baños geotermales de Bali. En medio de una densa flora tropical, tres piscinas se alimentan de las aguas naturales que fluyen a unos 38 grados y con un 26% de contenido en sulfuro.

Fuentes termales en Banjar, Bali en moto

El acceso es público y hay además cabinas independientes para cambiarse de ropa. Entrada 20.000 IDR, recomendable.

Brahmavihara Arama (Templo budista)

Situado a pocos kilómetros de las fuentes termales Banjar, el Brahmavihara Arama es un ecléctico monasterio budista. Se halla sobre una colina con excelentes vistas sobre la costa y rodeado de jardines salpicados de esculturas, es un lugar perfecto para relajarse y practicar meditación. El templo y sus salas de oración construidas en distintos niveles, son una mezcla de diferentes estilos arquitectónicos budistas. En la parte más alta y alejada del monasterio, está la pagoda budista, el lugar más emblemático del templo y que está inspirado en el templo Borobudur de Java, pero en pequeño.

Templo budista cerca de Lovina, visitando Bali en moto

Recuerda que, tanto si eres hombre como mujer, para entrar en el templo debes vestir pantalón largo o el sarong que te prestan los monjes. Entrada: donación.

Lovina Beach o Paseo Marítimo

Para terminar con este relajado pero intenso día de actividades y visitas, nada mejor como disfrutar de la puesta de sol en Lovina Beach, o sea, el Paseo Marítimo. Lo reconocerás porqué comienza donde está la gran escultura de un delfín. Desde allí, recorre el paseo en dirección este hasta llegar a una especie de plaza, verás el embarcadero donde los jóvenes se sientan, también, a ver caer el día. Y es que desde aquí tomamos unas de las mejores fotografías de puestas de sol de todo Bali.

Atardecer en Lovina, Bali

Dónde comer en Lovina.

Delante del embarcadero de Lovina Beach, siguiendo Jalan Binaria, hay un par de terrazas ideales para tomar una cerveza o un zumo de fruta fresco, son el Bintang Bali y el Tropis Bay. Por la tarde-noche hay buen ambiente de locales y turistas y cuando hay futbol, se monta un buen espectáculo con pantallas gigantes.

Más adentro siguiendo Jalan Binaria, el Warung Apple y el Warung Ayu cocinan excelentes platos de pescado fresco a la brasa, brochetas (pepes, en bahasa) y curris de pescado, no te los pierdas.

Día 4. Lovina-Sekumpul Waterfalls-Lovina. 30 kilómetros (ida)

Las cascadas de Sekumpul son unas de las más espectaculares de Bali tanto por su emplazamiento -se encuentran en medio de la jungla- como por sus dimensiones, pues hay 7 cascadas.

Además, son poco visitadas porque se encuentran fuera del típico circuito turístico y porque requiere un poco de esfuerzo llegar hasta ellas. Si te encuentras por la zona de Lovina y tienes moto, te recomendamos la excursión y el baño, pues tanto la exuberante jungla en la que se encuentran como la altura de los saltos de agua valen mucho la pena.

¿Cómo ir a las cascadas Sekumpul? Conducimos hacia la ciudad de Singaraja y la cruzamos; hasta aquí hay tráfico, pues volvemos a estar en la carretera de la costa. Nos desviamos a la derecha en dirección al pueblo de Sekumpul y la carretera se estrecha y se apacigua. Comenzamos a ascender y pasamos por diminutas aldeas de estilo balinés, con sus muros de piedra decorada, sus figuras de dioses y ofrendas en los muros, qué gozada.

Llegamos a destino y dejamos la moto en el aparcamiento, cerca de la caseta donde se paga la entrada. Como en casi todas las atracciones naturales de Bali, hay que pagar entrada, aunque no es ninguna exageración, aquí son 15.000 rupias. Una asociación de guías locales ofrece el trekking guiado hacia las cascadas, advirtiendo que caminar sólo es a cuenta y riesgo tuyo. El chico que nos atendió fue muy agradable y pensamos que era una buena idea que la comunidad local se asociase para ofrecer trekkings, así que lo contratamos. El precio del guía: 100.000 rupias para el trekking corto (2 horas), 150.000 rupias trekking medio (3 horas) y 300.000 rupias trekking largo (4 horas).

Hay dos grupos de cascadas, Lemukih y Gombong. Podrías alcanzar el primer grupo de cascadas sin usar los servicios de un guía, pero parece que es más complicado acceder a los senderos y cruzar los riachuelos hacia el segundo grupo de cascadas. Nosotros contratamos el tour corto que daba acceso a los dos grupos de cascadas, pero en realidad solo llegamos al primero, pues yo me había hecho un esguince en el tobillo hacía un mes y no quise correr el riesgo de resbalar entre las piedras y los riachuelos, visto que estaba todo húmedo de las últimas lluvias.

El trekking a través de la jungla, entre plantaciones de café, de clavo y de frutales, fue interesante con las explicaciones del guía. Y las cascadas, las vistas, el paisaje que las envuelve, descomunal. Además, pudimos bañarnos en una de ellas.

 Por favor, no consumas Café Luwak!

El famoso y exclusivo café Luwak, actualmente el café más caro del mundo, se produce en Indonesia, Filipinas, Timor Oriental, Vietnam y en algunos lugares de India. ¿Qué lo hace tan famoso? Quizás las modas, pues este café proviene de los excrementos de un animal, la civeta. La civeta es un pequeño mamífero que se alimenta de insectos, frutas y granos de café.

Estos granos pasan por su tracto intestinal y son expulsados entre sus heces. El grano no se digiere, pero sí que es modificado químicamente por las enzimas de la civeta, cosa que añade, parece ser, más sabor al café. Pero el consumo de este café y su gran poder generador de ingresos, hace que hoy en día las civetas sean capturadas y explotadas para uso comercial.

Los animales son metidos en jaulas en muy malas condiciones -pequeñas y sin apenas sitio para moverse-. Estas pobres civetas pierden su libertad y además son alimentadas sólo con granos de café y muchas mueren en estas condiciones.

Está en nuestras manos no colaborar con este tipo de negocio así que, por favor, no consumas café Luwak. La vida de las civetas está en juego.

Si quieres saber más sobre el café Luwak y el uso abusivo de las civetas, visita la web Faada Turismo con Animales en Indonesia y el blog Dianamiaus.

Día 5. Lovina-Kintamani (volcán Batur y lago Batur) 60 kilómetros.

Hoy toca recorrer unos cuantos kilómetros, así que nos ponemos en marcha temprano. Nuestra meta es el volcán Batur, un volcán activo situado en el centro de dos calderas concéntricas de 10 por 13 kilómetros, en el interior de una de las cuales hay un lago. Abrumador.

Durante el itinerario por Bali en moto paramos muchas veces a tomar fotografías, a descansar y a tomar algo y el trayecto nos costó unas 3 horas. La carretera asciende la montaña hasta el volcán Batur, con vistas impresionantes a medida que se eleva y pasa a través de aldeas típicamente balinesas, templos y plantaciones de arroz y clavo.

Cuando llegamos a Kintamani y después de pagar la tasa turística de entrada, seguimos las indicaciones del navegador Maps.me, pues no podíamos creer que el volcán estuviese a 10 metros, como marcaba. Es tan grande que estás en él y no te das cuenta. Para rematar el paisaje alucinante, a lo lejos se divisaba la silueta de otro volcán, el Agung, que entró en erupción precisamente este octubre de 2017 en Bali. Viéndolo desde el mismo Batur, creaba una imagen ilusoria.

 

Monte y lago Batur en Kintamani, Bali

La carretera bordea el cráter y en los 5 km desde el pueblo de Kintamani hasta el desvío que desciende al lago, el paisaje es indescriptible. Recorrimos el mismo borde del cráter, con la caldera a nuestra izquierda y el mar de lava que se deslizaba hacia el sereno lago Batur. El descenso vertiginoso hacia el lago es también espectacular, aunque la carretera está asfaltada y no hay problema.

La zona más tranquila para alojarse es el pueblo de Toya Bungkah, donde hay opciones correctas y hace menos frío que en Kintamani.

Muchos viajeros completan la visita al volcán con el trekking a su cima al amanecer. Parece ser que los locales son bastante acosadores si decides hacer el trekking por tu cuenta y muchos llegan con el trekking contratado en Kuta o Ubud o bien lo contratan allí mismo.

Día 6. Kintamani-Ubud, via Tirta Empul y Gunung Kawi. 42 km.

En el último día de recorrido por Bali en moto, la carretera sigue casi una línea recta desde el volcán hasta Ubud, pasando por dos templos que vale la pena no perderse, Tirta Empul y Gunung Kawi.

Hay dos carreteras principales que conducen a Ubud, pero queremos parar a mitad del camino a visitar los templos. Con esta opción, el navegador nos indica una tercera ruta hacia el sur, vía Penglumbaran, que parece ser por carretera secundaria y seguro que más tranquila. ¡Y acertamos! El camino sigue siendo rural y discurre a través de campos de arroz y pequeñas aldeas, la conducción es muy tranquila y disfrutamos de cada kilómetro que rodamos.

Llegamos a Tirta Empul, uno de los templos más sagrados de Bali y muy visitado por las piscinas y el fotogénico ambiente que se crea cada día: los balineses -y cada vez más turistas- acuden al templo a bañarse y a purificarse física y espiritualmente, pues a sus aguas se les atribuyen poderes mágicos.

Baño ritual en el templo Tirta Empul de Bali

 

Justo a 1,7km de Tirta Empul se encuentra Gunung Kawi, un formidable complejo funerario tallado en la roca de un profundo valle.

Templo Gunung Kawi en Bali

 

Después de las dos visitas y de sudar los 371 escalones de subida del Gunung Kawi, hacemos un pequeño descanso para hidratarnos, suerte que en todas partes hay algún lugar donde parar a tomar algo!

Nos quedan ya, sólo 14 km de regreso hasta Ubud, es el tramo más pesado, pues con la moto hemos disfrutado de cada minuto del itinerario y con total libertad de movimientos. Hemos estudiado el recorrido para conducir, siempre que ha sido posible, por carreteras secundarias, que han sido tranquilas y casi sin tráfico. Hemos visto multitud de templos, nos ha acompañado siempre una exuberante vegetación a lado y lado del camino y nos lo hemos pasado tan fenomenal que mientras llegamos a Ubud ya estamos pensando en alquilarla de nuevo, volver a recorrer Bali en moto una semana más y visitar la costa este de la isla!

 

Bali en moto: Itinerario por el centro y la costa norte
4.9 (97.78%) 9 votes

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.