Bali: itinerario en moto por la costa este (Ubud, Sidemen, Amed)

Este itinerario en moto por la costa este de Bali, se dirige hacia Amed visitando por el camino algunos de los templos más venerados y conocidos de Bali, como Tirtagangga o Pura Lempuyan, pueblos de marcado carácter rural y paisajes deslumbrantes, en una parte de la isla poco visitada y que conserva aún un encanto natural.

Itinerario Ubud – Sidemen – Amed y Tulamben – Sidemen – Ubud (7 días, 190 km)

La moto es la mejor manera de conocer y disfrutar Bali. Si quieres descubrir la isla a tu aire, sin guía y sin un conductor, no lo dudes, es una experiencia fantástica. Ya te explicamos en nuestra guía que puedes alquilarla fácilmente en ciudades como Kuta o Ubud, pero antes de embarcarte ten en cuenta los consejos que te explicamos en el Itinerario en moto por Bali, centro y norte.

Itinerario-de-Ubud-a-Amed

Día 1. Ubud – Sidemen (vía Bangli, 50 km)

Salimos de Ubud bien desayunados en dirección al este, via Gianyar, una de las ciudades más pobladas de Bali y donde los locales realizan un sinfín de trámites administrativos. Esto significa que los primeros 11 km son de tráfico denso, así que ojo a la carretera y paciencia.

La primera la parada la realizamos a menos de 5km, en el curioso y frecuentado templo Goa Gajah.

Continuamos la ruta hacia Gianyar y, pasados 3km de la ciudad, nos desviamos en dirección a Bangli y Rendang, siguiendo una de las rutas más pintorescas y agradables de todo Bali.

En efecto, la carretera cambia totalmente y ¡decimos adiós al tráfico! La vegetación se espesa a medida que avanzamos, cruzamos densas junglas y pequeñas aldeas de montaña, pues la carretera empieza a ascender conforme nos acercamos a Sidemen. Estamos en la periferia del volcán Agung, activo en Bali en octubre de 2017 y el recorrido es realmente increíble. Después de cruzar un estrechísimo puente, ya estamos. Parece que hemos entrado sin saberlo por la puerta de atrás de Sidemen y hemos dado de lleno con las espléndidas terrazas de arroz que se extienden por todo el valle.

Sidemen

Dicen de este tranquilo pueblo que es la viva imagen de lo que era Ubud antes de ser invadido por las hordas de turistas. La mayoría de sus habitantes se dedican aún a la agricultura y su arraigada religiosidad te permitirá gozar, con un poco de suerte, de alguna ceremonia.

Bancales de arroz en Sidemen

La temperatura en Sidemen es ligeramente más baja que en el resto de la isla, por eso es un buen lugar para realizar caminatas por los arrozales y dejarse perder. Si quieres conocer algunos lugares característicos y realizar un trekking largo, vale la pena contratar un guía, que conoce los senderos y te llevará a los lugares de interés.

Dos elegantes templos de estilo balinés destacan en la cima de las dos colinas circundantes más altas, con vistas espectaculares sobre el valle. Pura Bukit Tegeh es el más conocido, pero nos gustó mucho más el ambiente del que se halla, saliendo de Sidemen, a mano derecha.

Templo balinés en Sidemen

¿Dónde comer en Sidemen? Aunque los restaurantes de Sidemen gozan de buenas críticas en general en relación a la calidad, nosotros probamos en Warung Ida y ya no quisimos cambiar. La propietaria cocina excelentes platos balineses y vegetarianos; las raciones son grandes y el lugar es muy agradable.

¿Dónde alojarse en Sidemen? Nosotros nos alojamos un poco más allá del centro para disfrutar de las vistas sobre el valle, pues con la moto no teníamos problemas para desplazarnos. Elegimos el hotel Bukit Luah Sidemen y fue un acierto, las habitaciones son nuevas, espaciosas y con inmejorables vistas al río y los arrozales. El desayuno incluía platos occidentales y también especialidades balinesas, estupendo.

Día 2. Sidemen – Amed (via Amlapura, Tirtagangga, Pura Lempuyan), 48 km.

Salimos de la plácida Sidemen hacia Amlapura, en un día que se esperaba cargado de visitas culturales.

La carretera de montaña que separa Sidemen de la costa este de Bali es de las más espectaculares que hemos hecho: atravesamos profundas gargantas y bosques espesos, cruzamos pueblos rurales y carreteras sinuosas, siempre acompañados por la silueta inconfundible del majestuoso volcán Agung. En esta zona tienes la posibilidad de practicar rafting; cuando nosotros fuimos no era la temporada, pero en el río Telaga Waja puedes practicar el rafting más largo de todo Bali, 14km.

Tip viajero: Desde aquí se puede visitar el templo más famoso y sagrado para los balineses, Pura Besakih, el “templo madre”. Se encuentra a 16 km de Sidemen, pero calcula la ruta antes, pues desde aquí hasta Amed aún quedarían 47km.

Qué ver en Amlapura (Karagasem)

Llegamos a Amlapura pronto, así que decidimos explorar un poco esta antigua ciudad de reyes. Amlapura fue la capital del reino Karagasem, uno de los últimos reinados supervivientes de Bali y que extendió su imperio hasta Lombok. El 1963 el volcán Agung colgó bajo sus cenizas la ciudad de Karagasem y en su reconstrucción la renombraron Amlapura, para confundir a los espíritus y no caer otra vez en el temible desastre.

En Amlapura se encuentra el palacio real Puri Agung Karangasam, que aún continúa siendo residencia de los descendientes reales del antiguo gran imperio. Está abierto a los visitantes y sus jardines son una ventana a los días de gloria de este reino. El último rey construyó, además, dos palacios de agua o palacios flotantes, Taman Sukasada y el más conocido por los tours turísticos, Taman Tirta Gangga. Los dos son serenos lugares para relajarse y contemplar las esculturas y arte balinés.

palacio real Puri Agung Karangasam en Amalpura

Taman Tirta Gangga

El “Palacio real sobre el agua” es un fascinante lugar rodeado de terrazas de arroz a tan sólo 7 km de Amlapura. Construido en 1948 por el último rajá de Karagasem, es un complejo de piscinas, fuentes, estanques y esculturas de dioses y deidades mitológicas hindúes repartidas en tres niveles y con preciosos jardines tropicales. El diseño sigue los principios de la cosmología balinesa: el nivel inferior es el mundo de los demonios, el nivel medio corresponde al mundo de los humanos y el nivel superior, con el agua y las cascadas sagradas, es el mundo de los dioses. Así, hay que seguir los caminos de piedras y flores hasta el nivel superior para contemplar todo su esplendor.

Taman Tirta Gangga

Las piscinas están abiertas al público (5.000-10.000 IDR) y hay cabinas vestuario para cambiarse de ropa. Como es un palacio y no un lugar de culto, puedes vestir bikini o burkini, pero ya sabes, con una camiseta todos nos sentiremos más respetuosos.

Entrada: 20.000 IDR

Horario: 06.00-18.00

Localización: Jalan Abang (7km de Amlapura)

Tip viajero: Evita las horas punta del día por la afluencia de visitantes y también las horas fuertes de sol.

Comida: Como Tirta Gangga es una parada habitual de los tours turísticos, encontrarás amplia oferta de restaurantes locales enfrente y alrededor del palacio.

Alojamiento: Hay unas cuantas opciones de alojamiento justo alrededor del palacio.

El final de la visita al palacio nos dejó justo delante de un restaurante local a la hora del almuerzo, así que aprovechamos y nos zampamos un “nasi campur” y un curry de tempeh.

En ruta hacia Pura Lempuyan y Amed

Emprendimos los 11 km que nos separaban de Pura Lempuyan con el estómago demasiado lleno para tantas curvas. La carretera que ascendía hacia la cima de la montaña se estrechaba cada vez más y las curvas se hacían más cerradas. Allá arriba los adeptos balineses habían construido otro bello templo con fantásticas vistas sobre el volcán Agung y sobre la propia isla, siempre que el clima lo permita. Este templo tiene hasta 7 niveles de templos que se encaraman montaña arriba, nosotros llegamos hasta el tercer nivel y allí tuvimos suerte, pues se estaba celebrando un ritual. Los hombres vestían el traje típico balinés, con camisa blanca y pañuelo alrededor de la cabeza y las mujeres, con vestidos muy elegantes, llevaban grandes cestos con ofrendas en la cabeza.

Escaleras hacia el templo Pura Lempuyan

Después de la ceremonia decidimos no subir más arriba y deshacer el camino rumbo a Amed, hacia la costa y el mar de Bali, que ya lo echábamos de menos. Eran sólo 13 km de bajada a través de grandes arrozales en terraza, pero con el cansancio de todo el día, ya se nos hacían largos.

Bancales de arroz cerca de Amed

Llegamos a Amed hacia las cinco de la tarde, esta vez con el volcán a nuestra espalda. Es curioso, pues hemos estado todo el día girando a su alrededor y ya lo buscamos para orientarnos.

Amed es un largo tramo de la costa que se extiende 14 km hasta la aldea de Culik, en la costa este de Bali.

Dónde dormir en Amed

Nos alojamos en Sinar Cottages, por su precio y su proximidad a la playa. De todas formas, con la moto no teníamos el típico problema de tener que alojarnos cerca de un restaurante, de un hotel o de algún lugar específico, así que realmente, si vas en moto cualquier hotel que te guste es bueno, y hay muchísimos.

La playa está tocando a la carretera principal, así que bajamos a refrescarnos después del intenso día de ruta y visitas. El agua relucía cristalina y fresca y fue una delicia que nos dimos el lujo de repetir cada tarde, de les 3 que estuvimos aquí, antes de cenar.

Dónde comer en Amed.

Amed es el lugar ideal para comer pescado. Los restaurantes tienen pescado fresco y solo hay que darse una vuelta y ver cuál es el pescado del día. En estas costas se pesca atún, mahi-mahi (lampuga) y marlin (parecido al pez espada). La especialidad es el curry de pescado y el pescado a la brasa.

  • Restaurante Galanga, Amed. Para una comida especialmente deliciosa que despierte de nuevo los placeres del paladar después de los repetitivos nasi goreng y nasi campur, no te pierdas este restaurante. Es una fusión de cocina balinesa y europea, con productos naturales y frescos, platos de carne y especialidades vegetarianas y un ambiente tranquilo en medio de un jardín tropical. Prueba sus cócteles saludables de frutas y cúrcuma, la hamburguesa vegetariana de tempeh, la pasta con pesto y berenjena, las ensaladas o los platos combinados con arroz a la esencia de coco, patatas o calabaza al horno y brochetas saté de pollo, pescado o tofu… ¡pruébalo todo!

Día 3. Amed y Tulamben. Snorkel en el USAT Liberty

Después de desayunar cogimos la moto y recorrimos los 15 kilómetros que nos separaban de Tulamben, siguiendo la línea de la costa.

Playa en Amed

En Tulamben se encuentra el USAT Liberty, un buceo imprescindible en Bali para todos los niveles. El Liberty era un carguero estadounidense que fue hundido por los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. En el intento de la marina norteamericana de remolcarlo hasta el puerto de Singaraja, la operación se truncó por falta de espacio en el puerto y finalmente lo dejaron varado en las rocas de la playa de Tulamben. En 1963, el volcán Agung entró en erupción y el magma presionó la nave hacia el mar, donde actualmente descansa a una profundidad de entre 3 a 29 metros. Desde entonces, el coral ha cubierto los restos y lo ha convertido en un nuevo hogar para una cantidad extraordinaria de peces tropicales, corales e invertebrados.

El acceso al Liberty se encuentra en la playa del Ocean View Dive Resort Tulamben. Allí dejamos la moto y alquilamos a los chicos de la escuela de diving un par de gafas de esnórquel y los tubos por sólo 60 rupias. Llegamos a nado en pocos minutos, de hecho, está muy cerca de la costa. El barco se veía claramente, estaba allí mismo, y cientos de peces tropicales nadaban entre nuestras piernas y entre las estructuras del barco.

Fue alucinante todo lo que vimos y cómo lo disfrutamos con tan solo unas gafas, así que, si practicas buceo, no te lo puedes perder. Hay además un par de puntos de inmersión más: el Drop Off y el Coral Garden.

Día 6. Amed – Sidemen (por la carretera de la costa) 57 km.

moto en Bali, Amed

Dependiendo de los días de que dispongas, puedes ir deshaciendo el camino hasta Ubud via Sidemen o bien puedes seguir la carretera de la costa hacia el norte en dirección al fantástico volcán Batur, el lago Batur y sus pueblos encastrados en el mismo mar de magma. Este recorrido son 50 km y puedes encontrarlo en nuestro itinerario en moto por Bali, aquí te pasamos el enlace.

En esta ruta decidimos descubrir la costa este de Bali, uno de los recorridos más fantásticos que hemos hecho por la isla. Sin saber qué nos encontraríamos, la carretera costera nos llevó a través de diminutas aldeas primitivas de pescadores, serpenteó por la costa, giró, volvió a girar y trepó alrededor de un monte boscoso para caer después casi sobre el mar. El camino era angosto y pavimentado en todo el camino y las vistas impresionantes y cambiantes sobre el océano y el mar de Bali.

El recorrido nos dejó de nuevo en Amlapura y esta vez decidimos hacer un descanso en la Fábrica de Chocolate, donde a regañadientes los chicos nos dejaron probar un poco de chocolate. Se encuentra cerca de Villa Mandala, en la misma playa, aunque lo más interesante fueron las vistas.

De aquí hasta Sidemen nos quedaban unos 25 km, que recorrimos a paso tranquilo sabiendo que nos esperaba un buen descanso en el pueblecito de los arrozales.

Día 7. Sidemen – Ubud, via Tirta Empul y Gunug Kawi, 51 km.

Para volver a Ubud seguimos la misma carretera que en la ida, vía Bangli. Esta ruta es más larga, pero nos evita una parte de la carretera con tráfico intenso que va de Gianyar a la costa. La que elegimos es tranquila, pasa por arrozales y bosques espesos y el recorrido es muy divertido.

 

Bali: itinerario en moto por la costa este (Ubud, Sidemen, Amed)
5 (100%) 6 votes

Te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.