Escapadas por Europa: Baviera

Cuando empezamos a buscar algún destino por Europa donde pasar unos días con mi hermana y su marido, lo primero que hicimos fue buscar alojamiento.  Mi hermana me comentó que puesto que viajábamos en familia, ¿que mejor que un apartamento para alojarnos?.  Encontramos muchas opciones de este tipo de alojamiento con Wimdu. Ellos querían visitar Holanda y encontraron unos aparthoteles en Amsterdam muy interesantes. Pero nosotros, que ya habíamos estado, nos inclinamos por visitar el corazón de la Baviera alemana y alojarnos en un bed and breakfast en el corazón de Munich, que es el tipo de alojamiento que solemos usar en nuestros viajes.

Nada más dejar las cosas en el hotel nos fuimos directos a la calle, a conocer un poco la ciudad y a vivir el ambiente de sus famosas cervecerías. Así que después de dar un paseo por Marienplatz, nos fuimos derechos a una cervecería a cenar. Las cervecerías son los lugares idóneos para vivir el ambiente de la ciudad, suelen tener mesas largas donde los clientes se sientan a comer sus deliciosas salchichas y a beber su famosa cerveza.

Al día siguiente volvimos a Marienplatz para visitar el nuevo ayuntamiento, Neues Rathaus, de estilo neo-gótico alemán. El reloj de la torre ofrece un concierto con el repicar de sus 43 campanas, mientras unas figuras danzan a su son. No debéis perderos  la danza de los toneleros, que conmemora el final de la epidemia de peste que azotó la región entre los años 1515 al 1517. Aprovechamos para subir al mirador desde donde se puede observar una magnífica vista de la ciudad.

La siguiente visita fue la iglesia gótica de Frauenkirche, con dos torres gemelas coronadas por dos cúpulas en forma de bulbo. En el interior está la tumba del emperador Luis IV de Baviera, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico entre 1328 y 1347. No tuvimos mucha suerte ya que la mayoría de edificios históricos estaban en proceso de restauración y las fachadas tapadas con lonas y andamios.

Después de ver la iglesia decidimos ir a comer. Escoger el restaurante fue tarea fácil: la cervecería Hofbräuhaus, la más famosa de Munich, que lleva sirviendo cerveza desde el año 1589. Nos sentamos en una mesa con una pareja alemana que se estaban bebiendo una jarra de cerveza de litro. Pedimos unas salchichas y chucrut y cuando el camarero nos pregunto si nos servia una jarra de medio litro pusimos el grito en el cielo: nooooo, nosotros también queríamos una jarra de esas grandes, una de litro. La pareja alemana asintió satisfecha con la cabeza.

La gente bebía y comía ante el ritmo impuesto por una orquesta vestida con el traje típico regional. Nos lo pasamos en grande y nos prometimos repetir. Sin lugar a dudas, si alguien quiere conocer Alemania, en las cervecerías está su alma.

Para conocer un poco más de la región, decidimos alquilar un coche y perdernos hacia el sur. La primera parada fue el bonito pueblo de Schongau, rodeado de una muralla en excelente estado de conservación.

Comimos en el pequeño pueblo de Rottenbuch, en una taberna familiar, una deliciosa carne empanada, con pequeños trozos de bacon. Aprvechamos para visitar la Iglesia Agustiniana de Canons, preciosa, una de las más bonitas que vimos, la iglesia de Zum Gegeisselten Heiland, en el vecino pueblo de Wieskirche, y alguna que otra iglesia más que fuimos encontrando en nuestro camino hacia Fussen, todas ellas rodeadas de un paisaje precioso.

Escapadas por Europa: Baviera
Ayudanos a mejorar, valora la entrada!

Entradas relacionadas

Deja un comentario

12 − seis =