Escapadas por Europa: Brujas, la Venecia del Norte

En un vuelo de la compañía irlandesa Ryan Air nos plantamos en el aeropuerto de Charleroi, situado a 55 km de Bruselas, en menos tiempo del establecido por la compañía aérea. A pesar de ser un vuelo corto, se me hizo más largo que si hubiese volado a India o Tumbuctú. El vuelo era una versión barata y cutre de un bazar oriental, pues tantos eran los productos que, a grito pelado, los asistentes de vuelo ofrecían a la venta, que no nos dejaron cerrar los ojos para nada.

En Charleroi tomamos un shuttle bus que nos dejó frente a la estación de Bruselas-Midi, desde donde en metro llegamos al centro, que es donde teníamos reservado el alojamiento.

Bruselas, la Grand Place y el Manneken Pis

La visita a Bruselas fue corta y pasada por agua, pues no nos paró de llover. Claro que en enero no es quizá la mejor época del año para viajar a este país. Sin embargo, pudimos visitar la Grand Place, con sus edificios gremiales y el Ayuntamiento, la famosa estatuilla del Manneken Pis y algunas iglesias y catedrales que fuimos encontrando repartidas por el centro.

Bruselas
Estatuas en Bruselas

Por la tarde tomamos el tren a Brujas, nuestro destino final de este corto viaje.

Brujas, la ciudad de los canales

Brujas nos gustó mucho más que Bruselas, quizá porque al ser más pequeña pudimos visitarla caminando.

Protegido por murallas, el casco antiguo presenta una buena cantidad de monumentos y tesoros artísticos para dejar satisfecho al más exigente. En el año 2000, la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad. En pleno centro se encuentra Grote Markt, la plaza mayor. Al norte de esta plaza hay numerosos restaurantes y cafés situados en casas de bonitos colores que datan de los siglos XVI y XVII.

Canales de Brujas

Cases de colors a Grote Markt, la plaça de Brugges

Carro de cavalls per Brugges

Es el día de Reyes, y en el centro de la plaza han instalado un mercado típicamente navideño y una pista de hielo. Aquí se reunen las famílias para toamr un frankfurt y una cerveza, mientras los más jovenes se dedican a patinar.
Nens patinant a la pista de gel a Brugges

Al sur de la plaza está el edificio de Hallen, un antiguo mercado del siglo XIII, con un campanario de 83 metros que me recuerda la torre de Mordor, de la saga de El Señor de los Anillos. Se puede subir a la torre todos los días entre las 09:30 y las 17:30 y es un buen lugar para ver la ciudad desde un punto elevado. Debido a la niebla nosotros no subimos, como puede verse en la foto de abajo, de hacerlo no hubiéramos visto nada.

Torre de Hallen a Brugges

Junto a la Grote Markt se encuentra la Plaza Burg, donde está situado el Ayuntamiento, el Palacio de Justicia y la Probostía. También encontramos la Basílica de la Santa Sangre donde se venera una reliquia de la Sangre de Cristo, traída de Tierra Santa durante la Segunda Cruzada.

En bicicleta per la Plaça Burg a Brugges

Basílica amb reliquies de Crist a Brugges

Pasamos la mañana visitando estas dos plazas, así que ya nos hemos ganado el derecho a hacer una cata de las deliciosas cervezas belgas. Y donde mejor que en una fábrica ahora convertida en museo? De Halve Maan – la media luna – es una fábrica-museo donde te explican el proceso de elaboración de la cerveza y posterior degustación. La visita es muy interesante y la degustación aún más.

La ciudad tiene muchos lugares de interés. Vale la pena perderse por las callejuelas y pasear por la orilla de los canales y las murallas, pues descubriréis rincones muy bonitos como estos.

Brujas

Y que no se os olvide la vida en las cervecerías y los pubs, donde sirven tantos tipos de cerveza que es difícil que seáis capaces de probarlas todas.

Ampolles de cervesa en un pub de Brugges

Información práctica de Brujas y Bruselas

  • Si teneis que estar algunos días quizás os interesará comprar la Brugge City Card, que da acceso a 23 museos y lugares de interés, un paseo en barco por los numerosos canales de la ciudad o un recorrido en el minibús turístico. También sirve para obtener descuentos en conciertos, teatro, cine, alquilar una bici, etc…
  • La mejor opción para ir del aeropuerto de Charleroi a Bruselas es con el Shuttle bus, que os dejará frente a la estación de Bruselas Midi, desde donde en metro podréis llegar a todos los lugares de la capital. Hay buses cada 30 minutos y el trayecto hasta la ciudad dura aproximadamente 1 hora. El precio del billete, si no ha variado, era de 13 € la ida y 22 € ida y vuelta. A la salida del aeropuerto veréis una taquilla donde comprar el billete.
  • En Bruselas nos alojamos en el hotel Floris Hotel Arlequin Grand-Place y en Brujas en el hotel Albert I, ambos muy recomendables y céntricos.
Escapadas por Europa: Brujas, la Venecia del Norte
4.5 (90%) 2 votes

Entradas relacionadas

2 comentarios en “Escapadas por Europa: Brujas, la Venecia del Norte

Deja un comentario

diecinueve − 11 =