Girona y pueblos medievales de alrededor, planea tu fin de semana

Situada a tan solo 1 hora de Barcelona y cerca de la Costa Brava, la ciudad de Girona y los pueblos situados a su alrededor son un destino ideal para pasar un fin de semana, que combine la arquitectura medieval junto a paisajes de un verde intenso e inacabable.

Estas son nuestras recomendaciones para pasar un buen fin de semana viendo lo mejor de Girona y  visitando además los pueblos medievales de Peratallada, Palau Sator, Ullastret i Púbol.

Día 1. Qué ver en Girona

El barrio viejo de Girona está lleno de pequeñas maravillas arquitectónicas, rincones escondidos que guardan pedacitos de historia medieval y judía y callejones estrechos donde perderse y hacer fotos preciosas. Encontrarás antiguos baños, tiendas modernistas con sus emblemáticos escaparates -como el Colmado Moriscot-, antiguas casas como la casa Dalmau y la casa Rigau y podrás pasear por encima de la muralla, que brinda vistas excepcionales de la ciudad. ¿Comenzamos?

Cases D’Onyar

El acceso al barrio viejo a través de la Rambla de la Llibertat nos permite ya cruzar uno de los puentes sobre el rio Onyar y descubrir las características casas colgantes de Girona, que conforman la foto más famosa de la ciudad. Las “Cases d’Onyar”, conocidas también como “Casas colgantes”, son edificaciones antiguas construidas sobre la muralla medieval de la ciudad, con fachadas de vivos colores que se reflejan sobre las aguas del río.

El rio Onyar a su paso por Girona

Rambla de la Llibertat

Continuamos por esta rambla, principal puerta de entrada al Barrio Viejo y que ha sido el principal centro comercial y de ocio de la ciudad desde la época medieval. Es una de las calles más emblemáticas de Girona, un espacio al aire libre paralelo al rio, con soportales, arcadas y techos bajos y un ambiente vibrante a todas horas.

Museo de Historia Judío

Cruzamos de nuevo el río Onyar para admirar más de cerca las casas colgantes y acercarnos al Museo de Historia Judío. El edificio es un bonito edificio de piedra que cuenta con 11 salas en las que se relatan aspectos de la vida cotidiana, la cultura y la historia de las comunidades judías que vivieron en Cataluña y en Girona desde el s.XI hasta su expulsión en 1492.

Baños Árabes

Los baños de Girona se encuentran en un edificio de estilo románico tardío del año 1194 e imitan las termas romanas, los baños musulmanes y los mikwas judíos, con los vestidores, las salas fría, tibia, caliente y la del horno y la caldera, aunque los elementos arquitectónicos como los arcos de medio punto, los capiteles… son plenamente románicos.

Los baños pueden visitarse y se encuentran en el corazón de la Girona antigua, entre la Iglesia de Sant Feliu y la muralla, a los pies de la catedral.

Barrio Judío

Conocido como “call jueu”, del hebreo kahal, el nombre con el que se designan los barrios judíos en Cataluña. El barrio judío de Girona es uno de los más importantes y bien conservados de Europa. Perduró durante casi 600 años y llegó a tener una comunidad con 800 habitantes.

El Call está formado por un laberinto de callejuelas empinadas que ascienden hacia la catedral, patios y portales de piedra y madera que te trasladarán a la época medieval. Es una verdadera gozada pasear por estas calles.

Una curiosidad: Puesto que los judíos se hallaban confinados en zonas precisas y limitadas dentro de las ciudades, con el paso de los siglos las familias necesitaron ampliar sus viviendas, con la consiguiente reducción de las calles al mínimo posible.

Call Jueu, el barrio judío de Girona

Catedral de Girona

Ascendemos por la Pujada de Sant Feliu y por los 90 peldaños de la escalinata monumental que lleva a la catedral de Girona, dedicada a Santa María.

Situada estratégicamente en el centro de la ciudad antigua, coincide con el trazado urbano de la Gerunda romana, de la cual aún pueden verse vestigios en la actual plaza.

Las obras de la catedral se iniciaron en 1312 pero la nave no estuvo finalizada hasta 1604, por eso su arquitectura reúne diferentes estilos arquitectónicos, románico, gótico y barroco principalmente. Parece ser que uno de los motivos del retraso en la construcción fue la discusión sobre el modelo de construcción de la planta: mientras muchos maestros constructores se decantaban por la construcción de una planta de 3 naves, finalmente se decidió construir una única nave, un verdadero reto para aquellos tiempos.

Una curiosidad: A ver si sois capaces de descubrir la única gárgola con figura humana, la Bruja de Piedra.

Jardines de la Francesa

Detrás del ábside de la catedral, junto al palacio del arzobispo y con magníficas vistas de la torre románica de Carlomagno, se encuentran estos jardines. Es un precioso espacio restaurado con un jardín sobre la antigua vivienda de la propietaria, Madame Matieu, de nacionalidad galesa.

Cuenta la leyenda que el arzobispo se encaprichó de la joven y la invitó a cenar. Mandó a su criada que preparase algo típico catalán y ella, un tanto disconforme con el encuentro, preparó una butifarra, pero en lugar de sal la condimentó con azúcar. Resultó que la joven quedó sorprendida con el delicioso plato -no así el arzobispo- y aún ahora se pueden degustar en Girona las famosas butifarras dulces.

Jardines de la Francesa en Girona

Iglesia Sant Martí Sacosta

Esta pequeña joya es una de las iglesias más antiguas de la ciudad y pertenece al antiguo colegio y convento de los jesuitas.

Ya existía en el año 898 y se reedificó en la segunda mitad del s. XI. Pasó por diversas manos antes de convertirse en propiedad de los jesuitas, a quienes se deben gran parte de sus construcciones actuales. Con su expulsión cayó de nuevo en decadencia, se usó como prisión y ahora una parte del edificio es usada por la Universidad.

Murallas de Girona

¿Pasamos a las murallas? Esta parte de la ciudad es la que más me gustó: pasear por las murallas, explorar los jardines anexos y descubrir la ciudad y el barrio judío desde arriba con un día de sol me encantó.

Las murallas de Girona han sido testimonio de luchas sangrantes y sitios feroces. Fueron construidas en el s. I aC y constituyen un conjunto defensivo con castillos, torres, portales y baluartes que rodean el núcleo antiguo de la ciudad.

Muralla de Girona

Día 2. Alrededores de Girona: Peratallada y ciudades fortificadas

El segundo día de visita podemos dedicarlo a explorar las ciudades medievales fortificadas que se encuentran a un máximo de 40 km de Girona: Púbol, Peratallada, Palau Sator y Ullastret. Lo que más me gustó de este itinerario, tranquilo y relajado, es el entorno en el que se encuentran estos pequeños pueblos, rodeados de verdeantes campos que empezaban a florecer y con las cumbres nevadas del Pirineo al fondo al fondo.

Púbol

Púbol es el primero de los pueblos que visitaremos en esta ruta. El reducido núcleo medieval cuenta con una pequeña iglesia y con casas gótico-renacentistas de los s. XVI-XVIII, a pocos pasos del Massís de les Gavarres, con unas vistas imponentes.

Pero Púbol debe su fama a su castillo feudal del s.XI, el Castillo de

Púbol, una fortificación gótico-renacentista que fue la sede de la baronía del mismo nombre y que en los años 70 fue comprado por Salvador Dalí. Sus habitantes presumen de vivir en un pueblo tan tranquilo y bonito que el genio Dalí no pudo por menos que fijar su residencia aquí. Más tarde regaló el castillo a su amada musa Gala, quien sólo recibiría la visita de su esposo cuando ella lo invitase…

Pueblo de Pubol

Si dispones de tiempo, un must es visitar el Triángulo Daliniano, que incluye el Castillo de Púbol, el Teatro-Museo Dalí de Figueres y la Casa-Museo Salvador Dalí de Portlligat.

Peratallada

Peratallada es uno de los núcleos medievales más importantes y mejor conservados de Catalunya y está declarado Conjunto Histórico-Artístico y Bien Cultural de Interés Nacional.

Este encantador pueblo se encuentra rodeado de verdes campos de cultivo, el paisaje es bellísimo por las montañas circundantes y hay varias rutas cortas y llanas de senderismo que te acercan a los pueblos vecinos.

Paisaje alrededores de Peratallada

Pasear por sus calles de piedras y callejones estrechos es transportarte a otra época. El núcleo fortificado se encuentra encima de un enorme basamento de roca arenisca y sobre él se elevan el castillo, la iglesia y la Torre del Homenaje, elementos arquitectónicos característicos de las villas medievales.

No sigas ningún mapa: pasea y déjate sorprender por sus calles estrechas, sus pasadizos, sus buganvillas, su ambiente medieval… y tómate algo en la Plaza de les Voltes, la que fue centro del pueblo y donde se celebraba el mercado, con preciosas bóvedas y arcos para resguardarse de las inclemencias del tiempo. Aunque eso si, llega temprano pues a mediodía este pueblo está lleno de turistas.

Calle de Perallada

¿Qué te encontrarás en Peratallada?

Te encontrarás la Iglesia de Sant Esteve, una iglesia del románico tardío situada extramuros.

Iglesia de Peratallada

El Castillo-Palacio de Peratallada, un castillo que se cree que data de la época romana y visigoda. Ha sufrido múltiples ampliaciones y ha incorporado elementos arquitectónicos romanos, góticos y posteriores. Se distingue su parte fortificada y el palacio, que fue la residencia de los Barones de Cruïlles.

Y no dejará de sorprenderte la Torre de l’Homenatge, una majestuosa construcción (s.XI-XII) de planta cuadrada y 8 metros de altura, excavada sobre la roca arenisca y coronada con almenas. La muralla que protegía la ciudad y la Torre conformaban un recinto defensivo casi inaccesible.

Por Peratallada pasaba el camino de Empúries, un lugar de paso entre La Bisbal y Girona muy importante y conocido. Fíjate en las huellas de las rodadas de los carros, que han ido lijando la piedra de las calles.

Palau-Sator

Tan o más pequeño que Púbol, Palau Sator (Palacio de la Torre) conserva el ambiente medieval de la época de su máximo esplendor. Con un recinto medieval bien definido, aún pueden observarse los restos de las murallas y defensas.

El casco antiguo está muy bien conservado y se disfruta parando a comer en alguno de los restaurantes típicos con jardín, emplazados en antiguas casas y masías.

Date un paseo por Palau-Sator, pues tiene un carácter natural muy especial.

Palau Sator

La iglesia románica (s. XII-XIII) es de una sola nave, con bóveda apuntada y ábside semicircular. El castillo-palacio es aún más antiguo, pues fue construido en el s.X y la Torre de las Hores, con su rejoj en la parte alta de la fachada, torre bajo la que has de pasar si quieres entrar en el pueblo.

Si dispones de tiempo y buen calzado, puedes unir Peratallada con Palau-Sator en una caminata por un sendero bien señalizado que no dura más de 1 hora.

Ullastret

El último de los pueblos medievales de nuestra visita conserva un recinto amurallado muy bien definido, con altísimas paredes en su parte sur. El núcleo antiguo es pequeño, con calles estrechas y empinadas que desembocan en una esplanada donde se cree que había un castillo. Delante de la parte norte de la muralla se conserva una bonita plaza gótica.

Iglesia de Sant Pere en Ullastret

Fachada de la iglesia de Ullastret

En Ullastret se encuentra el poblado ibérico más grande de Cataluña, con unos orígenes que se remontan a finales del s.VII aC. El poblado fue la capital de la tribu ibérica llamada “indigets” y actualmente se considera como una auténtica ciudad.

Puedes visitar el yacimiento y el museo, que realiza actividades didácticas y divulgativas para todas las edades durante todo el año. Más información: www.macullastret.cat

Como llegar a Girona

El aeropuerto de Girona-Costa Brava se encuentra situado a tan solo 13 km del centro y a 93 km de Barcelona, por lo que en muchas ocasiones es una alternativa más económica a éste. Se puede llegar al centro de Girona en el bus 607, desde el exterior del vestíbulo de llegadas. Tarda unos 20 minutos en llegar al centro, el trayecto cuesta 2,75€ y salen cada hora.

El tren es otra opción interesante pues Girona está conectada con la línia de alta velocidad, además de frecuentes trenes regionales desde Barcelona.

Girona y pueblos medievales de alrededor, planea tu fin de semana
5 (100%) 5 votes

Deja un comentario

uno × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.