Los Guerreros de terracota de Xian: el ejercito del Emperador Qin Shihuang

Xian, la antigua capital de China, se encuentra situada a menos de 5 horas en tren de Beijing. Se trata de una ciudad de provincias, tranquila y relajada, con un casco antiguo vibrante situado alrededor de la Gran Mezquita, una de las mayores de China. Y es que Xian fue en su tiempo una de las mayores urbes del mundo. Aquí empezaba o terminaba la mítica Ruta de la Seda.

Mezquita de Xian

Pero con el fin de la Ruta de la Seda, Xian inicio su declive hasta que en 1974 se descubrieron los Guerreros del Emperador Qin Shi Huang: más de 7.000 figuras de guerreros y caballos de terracota a tamaño real, que fueron enterrados por el primer emperador de China, de la Dinastía Qin, (Qin Shi Huang) en 210-209 a. C. Este ejército fue enterrado en formación de batalla en tres fosos, a un kilómetro y medio al este de la tumba del Emperador, que se encuentra a 33 km de Xi’an. Desde el año 1987 está considerado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Generalmente, el turismo occidental llega a Xian por una de estas dos razones: para ver los Guerreros de Terracota o como inicio o final de la Ruta de la Seda. Nosotros la visitamos por la segunda razón y en dos ocasiones. La primera en un largo viaje desde el Kirguizstán y la segunda en un viaje más largo aún, pues iniciamos nuestra ruta… ¡desde Estambul!

Los Guerreros de Terracota

Para ir tomamos el bus 306, de color verde, que sale desde la parada número 1, situada al lado de la estación de tren. Tarda 1h en llegar.

Guerreros de Terracota

China recibe mucho turismo, pero el 80 o 90 por ciento es turismo chino. Esto quiere decir que todo el mundo viaja en paquetes cerrados y que todo esta preparado para ellos. La infraestructura turística que pedimos los occidentales es otra: para nosotros la modernidad y el eco-turismo significa poder llegar en bicicleta a los lugares, paseando tranquilamente. Para ellos la modernidad es llegar en autobús y caminar por una gran avenida a rebosar de tenderetes de recuerdos y souvenirs varios.

Intentar esquivar las tiendas de souvenirs es tarea imposible. Para llegar a la entrada del museo, hemos tenido que caminar durante unos treinta minutos por la gran avenida que siempre precede a los grandes monumentos turísticos chinos y esquivar otras decenas de vendedores que no cesaban en su empeño para que les compráramos agua, frutas, souvenirs e incluso maletas!

Ya estábamos cansados cuando finalmente llegamos ante el primer edificio faraónico, donde hay una docena de pantallas gigantes conectadas en circunferencia que explican la historia de los guerreros, su construcción por el emperador y la posterior destrucción por otro emperador. Muy interesante.

El siguiente recinto muestra la fase en que se encuentran los trabajos de restauración. Hay decenas de guerreros rotos y medio enterrados entre los escombros, tal y como los dejó el último emperador que descubrió la tumba. Aún se pueden ver restos de ceniza del incendio y del saqueo.

Guerreros de Terracota

El otro recinto alberga los 6.000 guerreros, más de la mitad están todavía enterrados. Impresionante, de verdad. Son a escala casi real, 1.86 m, todos diferentes, la cara, el peinado, la vestimenta. Se puede llegar a ver las diferentes etnias que componían este ejercito, por las facciones de la cara y la forma de recoger el cabello. Se han encontrado más tumbas en toda la geografía china, pero esta es la que tiene un número mayor de guerreros.

En otro recinto están los guerreros que formaban la guardia personal del emperador, la calidad es aún mejor, las lineas de la cara y la ropa mucho más detallada y perfecta.

Gran Pagoda del Ganso Salvaje

Gran Pagoda del Ganso SalvajeEl último día en Xian, hemos hecho unas pocas visitas mas por la ciudad, visitando la Gran Pagoda del Ganso Salvaje, construida en 652 DC.

Contiene una gran columna de escrituras budistas que se obtuvieron de la India por el eminente monje Xuanzang, que en el año 629 partió en peregrinaje a la India, de donde volvió en abril del año 645 con gran cantidad de textos en sánscrito, aumentando así considerablemente la cantidad de literatura budista disponible en China.

Los Guerreros de terracota de Xian: el ejercito del Emperador Qin Shihuang
Ayudanos a mejorar, valora la entrada!

Entradas relacionadas

Deja un comentario

diez − 2 =