Guia de viaje de Birmánia (Myanmar)

La Unión de Myanmar (antigua Birmania) se encuentra situada entre la meseta del Tibet y la península malaya; es vecina de Bangladesh, India, China, Laos y Tailandia; su costa, aun virgen, se encuentra bañada para el Océano Índico y se encuentra rodeada para el norte, este y oeste para montañas y
cordilleras que acaban en un gran valle, dónde desembocan tres grandes ríos. El paisaje se compone en un 52% para bosques y selvas y el clima es tropical, a la ampara de los vientos monzónicos. Estas características permiten a Myanmar ofrecer maravillosos paisajes que, junto con su riqueza arquitectónica y monumental (Bagán, ciudades imperiales alrededor de Mandalay, Shwedagon Paya,…) y la increíble simpatía y amabilidad de su gente, un país muy interesante para visitar. Además, justo es decir que aún no está demasiado explotado por el turismo, adeudado para los esfuerzos del gobierno para evitar influencias extranjeras, aun cuando se está abriendo despacio y dispone de buena parte de los servicios necesarios para el viajero.

Moneda: La moneda nacional de Myanmar usada diariamente es el Kyat (se pronuncia “chat”) se divide en 100 pyas y sólo existen los billetes. Se puede cambiar en cualquier hotel y guesthouse. En los hoteles, guesthouses, tren y ferry os darán el precio en dólares. En la actualidad hay ATM, por lo que no es necesario ir cargado de euros como hace unos años.

Visado: El visado lo obtuvimos por internet,  mediante el pago con tarjeta bancaria VISA y una fotografía tipo carné que se envía vía Internet. La tasa es de 30$ y el recibo está emitido para un banco de Singapur (esto os dará idea de la corrupción del gobierno). La duración del visado es de 28 días; si se necesita alargar la estancia el precio es de 3$ para día. La confirmación del visado la tendréis en 2-3 días.

  • El visado a Birmania ha ido variando el método con los años, por tanto lo aquí explicado puede no estar vigente.

Salud: Nos recomendaron la vacunación contra la hepatitis A y B, fiebre tifoidea, tétanos, cólera y gripe y la profilaxis contra la malaria (paludismo) puesto que no hay vacuna. Para el dengue no hay vacuna ni profilaxis. Tanto para la malaria como para el dengue es muy importante la prevención, mediante repelentes (Relec, Goibi) y mosquiteras. La malaria en Myanmar se encuentra en las zonas rurales y el mosquito transmisor sale por la noche. En cambio, el dengue se encuentra en las zonas urbanas y el mosquito transmisor actúa de día.

Seguridad:  El carácter amable y amistoso de su gente hacen de Myanmar un país muy seguro para los viajeros.

Transporte: Contra todo pronóstico, conseguir desplazarnos por el país y conseguir los billetes correspondientes ha sido muy fácil, todas las guesthouses te dan la información necesaria y te compran los tickets, por una ínfima comisión.

Aire: Las compañías privadas que operan son Air Mandalay, Yangon Airways y Bagan Air. Los trayectos son de aproximadamente 1 hora y el precio está entre los 70-120$, dependiendo del trayecto. No se os ocurra viajar con Myanmar Airways, es la compañía estatal y es una de las compañías que tiene el índice de siniestralidad más alto del mundo.

Tren: Myanmar tiene 4.684 Km. de línea férrea abierta a los turistas. Estos, cogen principalmente el tren Yangon-Mandalay, que sale diariamente y dispone de cabinas con camas. No viajamos en tren, para tanto no podemos informar sobre la comodidad y la puntualidad, aunque parece que son aspectos bastante dudosos.

Autobús: Aparte de las compañías estatales, muchas de privadas recorren diariamente todo el país. Los viajes suelen durar muchas horas, puesto que las carreteras son de un único carril y el tráfico es denso: los conductores tienen que parar o reducir la marcha a menudo para dejar pasar los vehículos del otro sentido. Hemos descubierto que los birmanos son muy buenos conductores, pero vale más disfrutar del paisaje o dormir que mirar la carretera, os ahorraréis sufrimientos. El transporte en bus es toda una experiencia, puesto que se comparten muchas horas con la gente de allí. Justo es decir también que es muy barato. Para los desplazamientos de corta duración o para las ciudades, no dudéis en coger taxi o mini-taxi, pick-up (furgonetas con bancos de madera por asientos y que siempre viajan abarrotados) y los trickshaws (bicicletas con una silla al lado).

Alojamiento: Hay muchos tipos de alojamientos, en general limpios y económicos. Los precios siempre se dan en dólares. En todas las guest que hemos ido, las habitaciones dobles con baño y aire acondicionado cuestan entre 10 y 15$, suelen incluir un generoso desayuno occidental, ofrecen servicio de lavandería, cambio de moneda, compra de billetes y casi todo el que necesitáis. La amabilidad es una nota predominante.

Gastronomia: en Myanmar se puede comer muy bien y muy barato. A los birmanos les gusta comer a todas horas y las calles, restaurantes, tea-shops y mercados tienen a todas horas el fuego encendido. La cocina regional birmana tiene el arroz como rey de todas las comidas y sirve de acompañamiento para estofados de curry con pollo, pescado o cordero. Suelen llenar la mesa de pequeños platos con verduras crudas, estofadas o con vinagre, sopa y diferentes tipos de salsas.

La comida se suele preparar a primera hora de la mañana, de forma que vale más reservar estos restaurantes para la hora de comer. Los podéis diferenciar porque veréis un tablero con siete u ocho ollas muy gordas. La población china es muy importante en Myanmar y esto es nota en la gran cantidad de restaurantes, que en un principio no se diferencian del resto. Los platos son múltiples combinaciones de arroz o tallarines (noodles) que se cocinan en la wok con verduras, pollo o cordero y no suelen ser picantes. Estos platos se preparan al momento, por lo tanto aconsejamos comer en estos restaurantes a la hora de la cena.

Los birmanos toman té chino sin azúcar durante las comidas, podéis beber tanto como queráis, suele ser gratuito o incluido en el precio del menú, que os costará algo más si pedís bebidas alcohólicas. Suele haber también gran variedad de bebidas no alcohólicas (Star Cola, Fantasy). Por el contrario, el té birmano, elaborado al estilo indio, con mucha leche y azúcar, es muy barato y delicioso, ideal para tomar a media tarde en cualquiera de los tea-shops, dónde podréis degustar también los snacks propios de la región.

Clima: La mejor época para visitar Myanmar es una vez han finalizado los vientos monzonicos, esto es, de noviembre a febrero: llueve menos y no hace demasiado calor. Además, no hay demasiados mosquitos. Por el contrario, parece ser que es cuando reciben más afluencia de visitantes, pero justo es decir que nosotros no tuvimos ningún problema de alojamiento ni de transporte, ni siquiera vimos demasiados turistas.

En 2012 parece ser que hay problemas para encontrar alojamiento debido a la gran afluéncia de visitantes. Informaros en el Thorn Tree sobre esta situación antes de ir.

Electricidad: El país tiene restricción de electricidad y sólo hay desde las 5 de la tarde hasta las 11 de la noche; el resto del día algunos hoteles, guest y restaurantes funcionan con generadores de gasoil.

FICHA TÉCNICA DEL VIAJE

Fecha: Del 7 al 29 de noviembre de 2004 (Myanmar) y hasta el 3 de diciembre en Siem Reap

Tipo de cambio 1$ = 900-920 Kyats

BAGO

Buda en Bago, Myanmar

Cosas a ver. Bago es una pequeña ciudad a 80 Km. de la capital, con una gran proliferación de monasterios, pagodas y budas inmensos. Alquilamos dos trickshaws para conocer la ciudad. Visitamos el Shwethalyaung donde hay un buda reclinado que mide 55 metros de largo. Aquí nos “asaltan” varias chicas a las que acabamos comprando tanaka, una crema hidratante que sirve también como protección solar y que usan las mujeres y los niños en todo el país. Pregunto como se usa y me lo enseñan, muy contentas, poniéndomelo en la cara. En pocos minutos se hace un coro de niños y niñas a quienes les hace mucha gracia ver a una turista con tanaka. Es muy divertido. Continuamos hasta la pagoda Shwemawdaw Paya para ver desde arriba la puesta de sol, pero sólo pueden subir los hombres.

Al día siguiente nos levantamos a las 5 de la mañana, cuando aún es oscuro, para ver la impresionante procesión de monjes por las calles pidiendo comida. Hay unos 1.100 y en ningún otro lugar del país se ven tantos. Después alquilamos nuevamente los dos trickshaws y damos vueltas por la ciudad y las afueras, visitando otras pagodas, budas inmensos sentados y talleres de confección de telas y de cheroots (cigarros birmanos). A las 10.30h visitamos el famoso monasterio Kha Khat Wain Kyaung para ver cómo comen los monjes. Es impresionante y se respira mucha paz. Tenemos que decir que excepto en el monasterio no habíamos visto ningún otro turista y esta ciudad es de las más interesantes de las que habremos visitado a lo largo del viaje. Paseamos por el animado mercado y más tarde pedimos a nuestros trickshaws que nos lleven a visitar una escuela: en Myanmar la escuela pública es de pago y también lo es el material y el uniforme, de manera que pocos niños pueden escolarizarse. Algunos reciben su única educación durante el periodo en que hacen de novicios en el monasterio. La otra opción es la contribución de los monasterios a crear pequeñas aulas para familias sin recursos. Estas aulas disponen sólo de unos bancos y un par de pizarras y se mezclan niños y niñas de diferentes edades. Ponemos nuestro pequeño granito de arena entregándoles material escolar, esto nos permite aproximarnos algo más al día a día de la población y la experiencia con los niños y la profesora es inolvidable.

Como llegar. En el mismo aeropuerto de Yangon contratamos sin ningún problema un taxi, regateamos el precio para ir hasta Bago, nos lo dejan por la mitad del precio: 25$. Llegamos a Bago en 1.5 horas.

Dormir y comer. Nos alojamos en el Myananda Guesthouse, 7$ habitación doble con baño y aire acondicionado (cuando hay electricidad). La habitación es decente pero el baño no tanto, de todas maneras, en Bago es la mejor opción. Comer ya es más complicado: es difícil diferenciar una casa de un restaurante. Son sucios e incluso se ven escarabajos y otros insectos corriendo por el suelo. Descubrimos y aconsejamos un restaurante, que no figura en la guía, en la calle perpendicular a la calle principal y paralelo al río. Los propietarios son chinos y los vermicelli con verduras están deliciosos. El precio para la comida nos cuesta 1.550 K los dos.

LAGO INLE

Recogiendo algas en el lago Inle en Myanmar

Cosas a ver. Si se quiere visitar el Lago Inle, el punto de partida es la pequeña población de Nyaungshwe, situado a 1.5 Km. del lago y comunicado con él por un amplio canal. Dispone de una amplia oferta de alojamientos y restaurantes. Además de la visita del impresionante lago de 11 Km. de largo, con los famosos pescadores que reman con el pie y los poblados dentro de los mismos canales, se pueden realizar excursiones a las montañas próximas, trekkings por los poblados vecinos, paseadas en bicicleta y visita de ruinas y pagodas como Kakku. Es una zona muy bonita en cuanto a paisaje y el ambiente que se respira es muy relajado y agradable. Al llegar contratamos una excursión con canoa a remo en la misma guest (12.000 K sin regatear, los dos). Nos lleva por los canales del lago, vemos los poblados situados en los mismos canales, los cultivos de tomates, pimientos y flores, los pescadores… Visitamos una casa y comemos allí mismo. Recomendamos esta excursión y en especial si sólo disponéis de un día: es muy relajante, te permite el contacto con la gente y el paisaje es precioso. Ah! tened mucho cuidado con el sol.

Al día siguiente nos acercamos al embarcadero y contratamos una excursión con motora por el lago. Regateando, nos sale por 6.500 K y podemos ver poblados, monasterios, pagodas y el mercado de Indein. El recorrido es bonito pero muy turístico y bastante definido: los restaurantes concurridos de turistas, los gatos saltarines, manufacturas de plata, papel, cheroots… El tercer día sólo disponemos de la mañana y decidimos alquilar unas bicicletas: totalmente recomendable. Nos dejamos perder por las calles y caminos, nos alejamos algo del centro y descubrimos pequeñas pagodas, escuelas, vemos como preparan las mujeres la comida, hacemos fotos y jugamos con niños.

Como llegar. El hotel de Bago nos reserva y compra el billete de autobús que nos traerá a Nyaungshwe tras 16 horas de viaje, 6.500 K pax. Lo cogemos en la calle principal a las 14.30h. Durante el trayecto el bus va parando en varios lugares para comer; nosotros sólo cenamos fruta que compramos en las paradas, pero la gente de aquí toma “al asalto” los restaurantes para comerse todo lo que les ponen delante. En el autobús van un grupo de mujeres, no sabemos a que etnia pertenecen, que no paran de eructar durante todo el trayecto.

Dormir y comer. Nyaungshwe dispone de una amplia y variada oferta de alojamientos y de restauración. Nosotros nos alojamos en el Teakwood Guesthouse, 18$ la doble con baño y aire acondicionado, el más bonito, limpio y acogedor de todo el viaje, con un delicioso almuerzo a base de crepes. Ofrece también una copiosa cena con 7 platos típicos shan también muy buenos. Disponen de Internet y e-mail (Hotmail y yahoo, cosa bien difícil en Myanmar). La dueña de la casa es una gran negociadora, cuidado con ella! No dejéis de probar las samusas, una especie de empanadillas de forma triangular y rellenas de verdura y carne ligeramente picante, de origen indio. Las podéis encontrar en cualquier tea-shop de todo el país, pero en la zona del lago Inle son las más sabrosas.

MANDALAY

Umin Thounzeh Paya en Sagaing, Myanmar

Cosas a ver. Mandalay fue la última capital de Myanmar antes de la entrada de los británicos y sigue teniendo una grande importancia como centro cultural. Históricamente, es la ciudad más grande de todo el país, muy importante desde el punto de vista cultural y religioso y sus monasterios budistas son de los más importantes de Myanmar. Actualmente viven entre 600.000 y 800.000 personas, siendo la segunda ciudad más poblada.

* Vale la pena visitar Fort Mandalay, palacio del rey Mindon Min, 1857, muy impresionante porque está protegido por un canal de agua de 2 Km. por cada lado y 70 m de anchura, por lo cual quizás acabéis alquilando un trickshaw para llegar (500 K).

* Otras visitas de interés: Mandalay Hill, colina con pagodas que tras una ascensión de 30 minutos os traerá hasta la cumbre con una amplia vista del palacio y de la ciudad. Y no dejáis de ver los exuberantes y preciosos monasterios y pagodas muy cerca del Fort Mandalay (Sandamany Paya, Kuthodaw Paya, Atumashi Kyaung y Shwenandaw Kyaung). Otros, lo suficiente importantes e inmensos, como Mahamuni Paya no los visitamos por falta de tiempo.

* Es muy conocida y recomendable la excursión a las antiguas capitales de Amarapura, Sagaing y Ava, que se pueden hacer en un solo día y muy económico si compartís mini pick-up para 4 personas (12 $ el vehículo todo el día, 30 $ el taxi): En Amarapura podréis ver el puente de teca más grande del mundo, de 1.2 Km. de longitud y 200 años de antigüedad. Vale la pena cruzar el U Bein’s Bridge, un paseo tranquilo y agradable. El mejor momento para visitarlo es la salida o puesta del sol, cuándo centenares de personas lo cruzan para ir o volver hacia casa, a pie, en bici, en trickshaw o en carro de bueyes.

– Desde Sagaing Hill tendréis unas vistas impresionantes, con pagodas diseminadas por la zona. Superada la ascensión y la visita de la pagoda que hay justo en la cumbre, no os perdáis la pagoda U Min Thounzeh, andando algo más montaña arriba, es magnífica.

Ava (Inwa) La antigua capital del norte de Myanmar, desde el 1364 y durante 400 años, antes de la caída de Bagan. Se creó el canal Myittha Chaung con el Ayeyarwady para hacer de Inwa una isla, de ahí que se acceda a ella con unas barcazas y después es conveniente alquilar un carro con caballo (2.500 K). El paisaje verde y con palmeras que se reflejan en el agua es de los más bonitos. La visita incluye el monasterio Maha Aungmye Bonzan y el Bagaya Kyaung.

Mingun, también antigua capital, situada a 11 Km. de Mandalay, río arriba. Se llega en un agradable paseo en barca de una hora de duración (1.500K). Justo es decir que es uno de los lugares más turísticos, con todo el que esto conlleva. Durante las 3 horas de qué dispondréis para visitarla, podréis ver la gigantesca Mingun Paya, la gran campana de Mingun -la campana más grande del mundo no rota, la más grande se encuentra en Moscú, pero está rota- y la delicada Hsinbyume Paya. Recomendamos la visita al geriátrico, dónde la Thwe Thwe Aye, la enfermera que se ocupa os recibirá muy contenta. Este geriátrico no recibe ninguna ayuda estatal, sólo donaciones entregadas en mano puesto que el gobierno incluso requisa los medicamentos que puedas enviar. En aquel momento dijo que necesitaba vitaminas para los abuelos, A, B o C .

Como llegar. Compramos en la guest el billete de bus hacia Mandalay (5.000 K pax) y pedimos un taxi (4.000 K) para que nos lleve hasta la carretera principal (bastante alejada) donde los tea-shop hacen de estación de autobuses. Salimos a las 18.00 h y llegamos a Mandalay a las 4.00h de la mañana. Esta vez compartimos el recorrido con algún turista más y aprendemos a dormir en un bus abarrotado, estrecho y caluroso. En Mandalay la estación de autobuses se encuentra a unos 11 Km. del centro, para lo cual nos juntamos con otros viajeros para compartir un pick-up (500 K pax) que nos lleva a los hoteles que le pedimos hasta que encontramos alojamiento.

Dormir y comer Todas las guías recomiendan con mucho acierto la Royal Guesthouse, 10$ la doble con aire acondicionado y almuerzo y un personal muy amable y atento, dónde podéis adquirir tickets de bus, tren, ferry,… Suele estar lleno, así que es una buena idea reservar como mínimo un día antes desde el hotel dónde estéis (en todos los hoteles suelen ofreceros este servicio). Si no tenéis suerte, por el mismo precio podéis instalaros en el E.T Hotel, con aire acondicionado y almuerzo (muy bueno también) y está situado en una calle perpendicular.

– comida birmana: no lo hemos probado pero nos han aconsejado el Lashio Lay restaurante, tipo buffet, bueno y bien de precio. Si queréis comer en un restaurante de órdago, el Golden Duck, impecablemente limpio y muy bueno.

– vegetariano: aconsejamos el Marie-Min, regentado por una familia católica india, es muy limpio y sus platos exquisitos, con una carta con 12 idiomas.  Es muy bueno el dhal (sopa de lentejas). Para el postre, la macedonia de frutas (para compartir).

– occidental: es el restaurante más buscado después de tantos días de comer picante, el BBB Restaurante, muy próximo al Marie-Min. En el 2004 aún no salía en las guías pero todo el mundo lo conoce. Sándwiches, hamburguesas, macarrones, ensaladas,… El paladar lo agradece. (Muy cerca tenéis el KMD Centre, un Internet-café)

HSIPAW

Bueyes tirando de un carro en Hsipaw, Myanmar

Cosas a ver. Más bien se puede decir “qué hacer”. Hsipaw es como un paraíso natural en medio de tanta pagoda. Ha empezado a ser un lugar popular dónde pasan dos o tres días los viajeros, agradecidos por el clima fresco, la atmósfera relajada y la gente amistosa. Es muy agradable pasear por sus calles, disfrutar de las puestas de sol, visitar los poblados Shan tras una ascensión en motora por el río Dockhtawady, visitar el monasterio, los campos de cultivo, conocer sus costumbres y sentimientos y hablar de política con Mister Ko OO, nuestro guía contratado en la guest Mr.Charles para hacer excursiones.

También se pueden alquilar bicicletas, andar por los poblados del borde del río, visitar la factorías de noodles, de palomitas (muy interesante, pero algo complicado de encontrar), ver un partido de fútbol de la liga inglesa en uno de los dos cines del pueblo,.. Recomendamos especialmente el trekking suave de 3 horas hasta la cascada, el paisaje es increíble y podréis acabar incluso con un baño. Por los alrededores de Hsipaw hay un campo de trabajo de elefantes.

En la guest podéis alquilar un trekking por las montañas que os llevará río arriba, hasta el campo de trabajo. Pero tenéis que vigilar la época del año: cuando nosotros fuimos nos dijeron que habían marchado hacia Taungoo, alejándose del frío.

Como llegar. Desde Mandalay se puede coger el tren hacia Hsipaw, dicen que es muy pintoresco y divertido, pero recomiendan cogerlo en Pyin U Lwin, puesto que el tramo hasta aquí es muy lento y a partir de allí hay las mejores vistas. Nosotros optamos por coger el autobús, puesto que nos dijeron que eran unas 11 horas de viaje, con suerte. El bus de Yuma Express sale a las 07.30h en las oficinas que la empresa tiene en Mandalay, calle 81, entre la 27 y la 29. De allí os recogerá un pick-up que os traerá hasta la terminal, dónde a las 08.00h sale el bus. El viaje es de unas 7 horas, con parada en Kyaukme para comer; las vistas son preciosas y la gente muy amable. Para volver hacia Mandalay compartimos un taxi con dos viajeros más, por 25$ el trayecto y sólo 5 horas de frenética conducción. Esto sí, paramos 2 veces para comer.

Dormir y comer. Sin duda, Mr. Charles es el lugar más recomendable. Podéis dormir desde 6$ la doble hasta 15$, almuerzo abundante y un ambiente muy amigable con otros viajeros, gracias al gran patio y a la muy conocida “veranda” en la que podréis disfrutar de un merecido descanso. Para comer, recomendamos el restaurante Mr. Food (probad el “chicken with paprika”) y el Ah Kong Kaik Restaurante, en la calle principal y justo a la esquina con la calle Bogyoke, comida típica birmana. Nos recomendaron que fuéramos a beber leche de soja caliente y galletas de arroz en una especie de bar instalado en la misma calle (en la esquina del cine de la calle principal). Parece ser que una familia baja de las montañas a vender la leche de soja que ha cultivado y cocinado. Hacia las 6 de la tarde se llena de gente de todas las edades, puesto que tanto las galletas como la soja están deliciosas. Y no dejéis de probar la especialidad de Hsipaw, el “banana pancake”, en cualquiera de los tea-shops perpendiculares a la calle principal. Veréis los chicos que cocinan en la misma terraza sobre unas planchas planas.

BAGAN

Pagodas en Bagan, Myanmar

Cosas a ver. Bagan es el lugar más monumental de Myanmar: hay miles de pagodas y templos que datan de más de 800 años; en cualquier dirección que mires veréis ruinas de todos los tamaños, enormes y gloriosos templos, pequeñas y graciosas estupas. Se puede explorar en taxi, coche de caballos o bicicleta. No cogimos el taxi para no estar todo el día encerrados dentro una caja metálica y optamos por el coche de caballos. Es relajante y agradable y puedes visitar muchas pagodas en un único día. Dependiendo del regateo, lo podéis alquilar por 5.000-7.000 K. Si disponéis de al menos dos días, nosotros recomendamos visitar con el carro de caballos la zona más alejada de Nyaung U y recorrer en bicicleta y a vuestro aire, en un paseo muy alegre, la zona más próxima a vuestro hotel. Las bicicletas están disponibles para alquiler en muchos hoteles y guest por unos 500K.

Templos más espectaculares (zona Old Bagan): Ananda Phato, Shweguyi Paya, Thatbyinnyu Pahto, Gawdawpalin Pahto, Mahabodhi Paya, Dhammayangyi, Sulamani Pahto, Shinbinthalyaung, Mingalazedi, Bupaya,… y no os perdéis la grande Shwesandaw Paya. Tampoco os perdáis una salida y una puesta de sol. En el hotel os informarán de cuáles son las mejores. Muchos viajeros visitan Monte Popa (nosotros no lo hicimos). Es una cumbre solitaria de tierra fértil, su altura captura las nubes que provocan lluvias y alimentan la flora de los alrededores. Contiene el nat más poderoso y venerado de todo Myanmar y se ha construido un complejo de monasterios, pagodas y santuarios. Se accede por un camino que es asaltado por monos y la ascensión suele ser de unos 30 minutos.

Como llegar.

Ferry: desde Mandalay hacia Bagan, es la opción preferida por los viajeros, por la comodidad y la belleza del paisaje. Hay de dos tipos: el rápido (que es privado y sale todos los días menos los miércoles y domingos a las 06.00h y llega hacia las 15.30h, 16$) y el lento (del Estado, sale los miércoles y domingos a las 05.30h y llega a las 18.00h -o esto afirman ellos- 10$). El ferry dispone de restaurante (parece ser que no es demasiado bueno) pero hace una parada de 3 minutos sobre las 13.00h y podréis comprar samusa, plátanos y naranjas a las vendedoras del río. Esto sí, hace falta tener el dinero preparado e ir muy y muy rápido. Al llegar A Nyaung U encontraréis “la oficina” de recaudación del impuesto de entrada a Bagan (10$) y un cartel dónde se informa de los medios de transporte para ir hasta el pueblo y la tarifa de cada uno.

Autobús: directo hasta Bagan (7 horas) o haciendo parada en Pakokku y enlazar allí con un ferry que os traiga a Bagan.

Aire: salen diariamente desde Mandalay, Nyaungshwe (Heho) y Yangon, una hora de vuelo. El aeropuerto se encuentra a 5 Km. de Nyaung U.

Dormir y comer. Nyaung U se encuentra a 5 Km. de Old Pagan y es el pueblo con más habitantes del área. Es un lugar pequeño y tranquilo con una buena oferta de hoteles y guesthouses muy económicas y pequeños restaurantes que ofrecen platos indios, chinos, birmanos e italianos. Nos alojamos en el May Kha Lar Guest House, recomendado por Gemma Freixas en su libro Tanaka, Un recorrido por la actual Myanmar. El ama de casa es muy amable y os gestionará todo lo que os convenga. Muy buen almuerzo, habitaciones muy limpias y variedad de precios (desde 4$ la individual hasta 20$ la triple). Para comida, sin lugar a dudas el restaurante nepalí sito en mitad de la calle Taung Za Lat, calle dónde hay una gran proliferación de restaurantes para turistas. Lo conoceréis por el rótulo que hay en la calle. Dispone de una extensa carta de especialidades birmanas, chinas, indias, nepalíes, italianas,… incluso hay tortilla con patatas y pan con tomate! (no lo probamos porque el menú nepalí, 1.500K, era demasiado bueno como para cambiar). Los zumos los hacen con agua embotellada y se agradecen mucho. No os olvidéis de acabar el ágape con un té nepalí. En el San Kabar Pub & Restaurante es dónde hemos comido la pasta italiana más deliciosa de todo Myanmar, 2.500K por plato.

YANGON

Ofrendas al Buda en Yangon, Myanmar

Cosas a ver. Yangon es una capital poblada con unos cuatro millones de personas y destaca sobre todo por los árboles plantados en las aceras de las calles y muchos parques con lagos, naturales o artificiales que podréis visitar para huir del sofocante calor – Inya Lake, People’s Park, Mahabandoola Garden, Kandawgyi Lake- La estrella de toda estancia en Yangon es la preciosa Shwedagon Paya. Está situada bastante al norte y para ir contratamos un taxi en la misma calle de la Sule Paya, que nos costó 1.000K. Enseguida quedamos encantados con su esplendor, sus colores, la belleza de los budas y las imágenes pero sobre todo, por el ambiente de paz y devoción que allí se respiraba. Familias enteras haciendo ofrendas, rezando, descansando o bien comiendo, en una atmósfera muy religiosa. El precio de la entrada son 5$, pero valen mucho la pena. El resto del día lo invertimos paseando arriba y abajo por las calles que rodean la Sule Paya, atestados de vendedores ambulantes con toda clase de productos: desde relojes hasta piñas, desde samusa hasta billetes de lotería. Es la esencia de la vida diaria de los birmanos.

Como llegar. El medio de transporte más usual para ir de Bagan hacia Yangon es el bus y el avión. El recorrido con bus suele durar unas 20 horas. Nosotros optamos por el avión puesto que, a esta altura del viaje, estábamos ya muy cansados físicamente. En la misma guest nos dieron toda la información y nos compraron los billetes. El vuelo dura una hora y el precio son 93$. El taxi desde Bagan hasta el aeropuerto 2.000K. Una vez allá, el taxi hasta el centro de Yangon cuesta 5.000K. Recordad que las tasas de salida de Myanmar son 10$.

Dormir y comer. Dónde no alojarse: al White House Hotel, 14 $ la doble, con aire acondicionado y almuerzo. No hay ninguna habitación con ventana y los tubos de canalización de los baños pasan por encima del cabezal de la cama y están a vistas. La segunda noche no pudimos dormir porque de los tubos empezó a salir un olor muy desagradable. Nos recomendaron el Motherland Inn 2, pero quedaba un poco alejado del centro. Por otro lado, todas las guías recomiendan el Panorama Hotel.

Para comer muy y muy económico, el restaurante indio New Delhi, situado al Anawrahta Rd., dos personas 700K. Comimos muy bien en el Golden Duck 2, en la calle Strand, un restaurante muy frecuentado por familias y grupos de amigos y con un servicio muy amigable: pollo al curry, habas baby con guisantes, dos de cerdo con salsa de soja y judías, tres cervezas Tiger y té chino (9.000K cuatro personas). La despedida de nuestra estancia en Myanmar la hicimos en el Shan Kan, muy cerca de la Shwedagon Paya y dentro del Mingalar Garden. Es un restaurante chino de lujo, con una amplia carta toda de exquisiteces: pato con salsa de mango, arroz con langostinos (había más langostinos que arroz!). Cada plato sale por unos 2.500K. Recomendamos también, por consejo de otros viajeros, el Oriental House y el especial de cangrejo relleno.

Guia de viaje de Birmánia (Myanmar)
4.5 (90%) 2 votes

Deja un comentario

11 + 15 =