Hampi, arquitectura Unesco y relax en el sur de India

Hampi fue la capital de uno de los imperios hindúes más grandes de la historia de India. La antigua Vijayanagar fue una metrópolis, allá por el siglo XVI, poblada con más de 500.000 personas y sus bazares estaban llenos de piedras preciosas y mercaderes. Los templos que se construyeron durante esta época son Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y, junto con el paisaje de naturaleza, hacen de Hampi uno de los lugares de visita obligados para cualquier ruta por el sur de la India.

Ir a Hampi, desde Goa, es fácil, y salir también, pero es largo. Hay trenes y autobuses hacia todas partes, pero vayas donde vayas, lo más probable es que te toque una noche de tren o de autobús. Los operadores de autobuses se llevan en este viaje el premio limón a la excelencia: nos colocan en el autobús a mitad tarde, nos paran para cenar o para ir al water a la hora que les da la hambre y finalmente nos dejan, a las cinco y media de la madrugada, tirados como si fueras mercancía, en Hampi. Y nunca sabrás de antemano si te dejarán en la isla o tierra adentro, pero seguro que siempre en medio de la oscuridad de la noche y rodeados de una multitud de conductores de rickshaw que te ofrecen transporte hacia… ¿hacia donde? !si ni siquiera sabemos dónde estamos!

Pero con compañía de Chaya y Jairo, estas horas, esperando las primeros luces del alba, pasan rápidamente. Nos apoyamos contra las mochilas en las escaleras de una bakery quedándonos medio dormidos. En cuando amanece entramos a desayunar. Al terminar y mientras Jairo y Lluis se van a otra bakery, con las mochilas, a llenar otra vez la tripa, Chaya y yo nos vamos a buscar alojamiento, mirando como ellos sonríen ante una gran ensaimada de canela. Es justo, en Anjuna fueron ellos quienes, durante más de dos horas estuvieron buscando alojamiento, mientras nosotras disfrutábamos del fresquito frente al mar.

Los templos y ruinas de Hampi se extienden en un área de 26 km2 en medio de suaves montañas redondeadas, campos de arroz y plantaciones de plátanos y el río Tungabhadra que crea una isla habitada actualmente por una especie protegida: cientos de israelíes que se estiran en los sofás dispuestos al efecto, para engullir, beber y hacer alboroto. Los alojamientos son tipo cabañas con restaurantes con todo tipo de comida occidental, colchones para estirarse y películas a partir de las 7 de la tarde.

Al otro lado del río está el pueblo de Hampi Bazar, donde las casas han sido trasladadas y seguirán siéndolo siguiendo las normas de la Unesco. Los alojamientos son en casas particulares y la atmósfera es sosegada y totalmente hindú. Sin embargo nos quedamos en la isla, pues la relación calidad precio de los alojamientos es superior y sobre todo los restaurantes ofrecen algo más que el tradicional thali.

Los templos de Hampi

El paisaje de naturaleza es magnífico. Desde la parte de la isla se disfruta de un espectáculo multicolor concentrado en el magnífico templo Virupaksha, el río y los saris de las mujeres que parecen flotar sobre el agua cuando realizan las ofrendas.

Mujeres indias observando el templo Virupaksha en Hampi

Lavando la ropa en Hampi

Mujeres paseando en Hampi

La visita da para dos o tres días: perdeos caminando entre las ruinas desde el  templo Virupaksha, que domina el río, en busca del templo Vittala, y caminad en medio de peregrinos. Alquilad una bicicleta para explorar el complejo Royal Center, con los Baños de la Reina, el Zenana, el templo de Shiva o los Establos los Elefantes. Y alquilad también una moto para descubrir el pueblo de Anegundi, el Monkey Temple y aquellas sorpresas que os aporte el día.

Como llegar: Desde Goa se puede llegar en bus nocturno, que podéis contratar en cualquier agencia de viajes, en la playa de Palolem o de Anjuna. Preguntad si os deja en el mismo Hampi, en la isla o en el pueblo de Hospet, que está más alejado.

Donde dormir: Nos alojamos en la isla, en un hostal con cabañas llamado Sai Plaza, que está en la calle principal a poca distáncia del paso de barca del río. Pagamos 600 INR por habitación con baño y mosquitera. Recomendable. Comimos en el mismo restaurante.

Más información en: Ruta por India de norte a sur

Entrada relacionada: Cocinando pollo a la brasa en Hampi

Hampi, arquitectura Unesco y relax en el sur de India
4.7 (93.33%) 6 votes

Entradas relacionadas

Deja un comentario

tres × dos =