Hong Kong, la ciudad vertical

Madrugón, aunque los más noctámbulos aún bebían cerveza en la recepción del hotel de Bangkok. ¿De vuelta a casa? preguntaron. ¡No, volamos a Hong Kong! Respondimos medio dormidos. Un café y un donut en el aeropuerto, nos devolvieron la energía, que acabamos de recuperar con un sueñecito en el vuelo.

Llegada a Hong Kong; aeropuerto inacabable; control rápido de pasaporte y a recoger las mochilas. En la puerta de llegadas Victor, con café del Starbuck’s. ¡Horrible café! ¿Como podrán tener éxito estas franquicias si sirven el peor café del mundo?

Abrazos y risas. Hacía meses que no nos veíamos y hacerlo en Hong Kong era impensable. Búsqueda de alojamiento: las Chung King Mansions que tienen mucho de «chunguin» y nada de mansion’s. Habitación minúscula, con baño minúsculo y cama ridícula, donde estirar las piernas se hacía imposible. ¿El precio? Imbatible: 25€ la triple y en el centro. Más no se puede pedir.

Habitación de Hong Kong

Chung King Mansions: un edificio de guesthouses ridículas

Chung King Mansions es un enorme edificio de 17 plantas, dividido en 5 bloques. Se dice que puede llegar a alojar a 4.000 personas. Alberga decenas de guesthouses, la mayoría, por no decir todas, son de un tamaño ridículo. Hay varios ascensores, unos suben a los pisos pares y otros a los impares. En la planta baja hay varias tiendas, casas de cambio, lugares de comida india, etc. En este edificio convive gente de todas partes del mundo: africanos, pakistaníes, indios, chinos, turistas occidentales… parece la ONU. Hasta tiene su propia página en Wikipedia.

alojamiento en Hong Kong

Dejamos las mochilas debajo de la cama – no había otro espacio- y salimos a la calle dispuestos a comernos la ciudad. Aunque con un buen plato de comida china ya nos dimos por satisfechos. Un jarabe contra la tos – que no padecíamos – en un herbolario tradicional, nos sirvió de postre.

Jarábe contra la tos

Boticario en Hong Kong

Bahía de Hong Kong: la imagen soñada

Victor, que ya conocía la ciudad, nos guió a través de unos arcos hasta el paseo marítimo, donde los grandes rascacielos de Hong Kong se mostraron ante nuestros ojos. Esa imagen, soñada desde hacía años, apareció ante nosotros majestuosa, vertical, moderna y desafiante.

Rascacielos en la isla de Hong Kong

Como contrapunto ante tanta modernidad, los viejos transbordadores con los que cruzamos a la isla de Hong Kong. Se puede cruzar también en metro si, pero hacerlo en esos barcos, contemplando la ciudad es algo que hay que disfrutar. El contraste entre lo nuevo y lo viejo es único.

Rascacielos de Hong Kong

Buscamos lejos de las calles principales, en el viejo Hong Kong, una tienda donde hicieran fotos de carnet con el fondo azul. Las necesitábamos para el visado chino y aunque llevábamos algunas, evidentemente no tenían el fondo que ellos requerían. Y la encontramos, junto a una tienda donde vendían cámaras Leica y Fuji como si en un bazar árabe vendiesen cúrcuma o comino, de tantas que habían.

Calles de la vieja Hong Kong

Tiendas en la vieja Hong Kong

Espectáculo de luz y sonido

Regresamos y nos fuimos de nuevo al paseo marítimo. Cada noche, a eso de las 8, hay un espectáculo de luz y sonido donde los protagonistas son los grandes rascacielos de Hong Kong. Mientras va sonando la música un locutor los va presentando, respondiendo estos con un juego de luces. Así que buscad acomodo en cualquier punto de la barandilla del paseo y disfrutad, porque es sensacional.

Hong Kong la ciudad vertical

Acabado el espectáculo regresamos a nuestro barrio de Tsim Sha Tsui, a cinco minutos de allí, y nos fuimos a cenar. Cerca del hotel encontramos una zona de restaurantes llena de jóvenes. Cenamos en un cómodo restaurante unos deliciosos platos, que no recuerdo el nombre pero si su sabor. Y de postre un Sandy del McDonald’s, sin duda el gran descubrimiento de este viaje!

📝Más información y rutas en la Guía de Viaje de China y en el itinerario de viaje De Hong Kong a Beijing

Hong Kong, la ciudad vertical
Ayudanos a mejorar, valora la entrada!

Te puede interesar

8 comentarios en “Hong Kong, la ciudad vertical”

  1. Que buena entrada!! Que ganas de ir a Hong Kong, si todos los astros se mantienen aliados este verano pasaremos por allí, vendremos de estar por China.
    Interesante el alojamiento y mas si es céntrico.
    Un abrazo!

    • El alojamiento es muy céntrico y barato. Hay decenas de guesthouses y casi todas bastante cutres aunque limpias, ya has visto las fotos. Pero como solo irás a dormir…
      Yo creo que te va a gustar y es un buen sitio para acabar un viaje por China.

      Gracias por el comment y un abrazo!

  2. Me han entrado unas ganas de irme a HOng Kong!!! Grgrgrgrgr… por cierto, muy bueno (o malo, segun como se lea… jejjej) lo de las «chunguin» mansions… jajajjaja… Y que fuerte q tengan página en la wikipedia!!! Salut companys!

    • Noe, Hong Kong és espectacular i molt diferent a Bangkok. Pots anar sempre amb transport públic i caminar sense por que t’atropellin. 🙂 Les Chungkings son les Chunguings, segurament son úniques al món…..no és pot explicar, s’han de viure!

    • El clima bien, agradable. En Bangkok hacía bastante calor, en Hong Kong no había esa humedad del sudeste asiático. Tenía que combinar la manga corta con manga larga fina.
      Hong Kong te gustaría, es ordenado como occidente pero en oriente. No es el caos de Bangkok.
      En ese herbolario tomé jarabe para la tos. Aunque no padecía tos, ni estaba resfriado, quería probar algo así que eso fue lo primero que se me ocurrió. Estaba bastante rico!…jajaja

      Un abrazo!

  3. Jo, que envidia, poder viajar y conocer lugares nuevos y fantásticos. La próximia nochevieja la voy a pasar allí! jeje.
    Por cierto, ¿que tal con el idioma? ¿Sabes chino o con el inglés te apañabas?

    • Envidia la voy a tener yo, Hong Kong es una ciudad fantástica y seguro te va a encantar!

      En China tienes verdaderos problemas para hacerte entender, pero en Hong Kong todos hablan inglés, así que te será facil!

      Saludos!

Deja un comentario

5 × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.