Kashgar: la mítica ciudad de la Ruta de la Seda y el mercado de los animales

La Ruta de la Seda era una red de rutas comerciales entre Asia y Europa que se extendía desde Xi’an hasta Antioquia y Estambul, de Oriente a Occidente y viceversa. Una de las ciudades-oasis, parada obligatoria de las caravanas, era Kashgar, situada estratégicamente en la cuenca del Tarim. En sus mercados se podían escuchar muchas lenguas y ver personas de distintas razas – africanos, semitas, turcos, indios, chinos, tibetanos y mongoles – Todos ellos practicaban distintas religiones, así habían maniqueos, judíos, zoroastras musulmanes, cristianos, nestorianos, animistas y sobre todo, budistas.

Kashgar, situada en una región actualmente rebautizada como Xinjiang, está habitada por los uigures, uno de los pueblos turcos que viven en la parte oeste de China. Esta región formaba parte del antiguo Turquestán que limitaba desde el mar Caspio hasta el desierto del Gobi.

Retrato de un hombre uigur en Kashgar

Retrato de un hombre uigur en una calle de Kashgar

Su idioma es una variante del turco y su religión actual es el Islam. El censo publicado en el año 2000 estimaba que sólo en Xinjiang viven 8.400000 uigures, aunque también se pueden encontrar en el Kyrgyzstan, Kazhastan y Uzbekistán.

Hoy en día el área esta ocupada por chinos colonialistas de la etnia Han, siguiendo la política de su gobierno de acabar con las culturas minoritarias, tal y como están haciendo en el Tíbet. Pero a diferencia de allí lo que sucede, en Xinjiang no tiene repercusión mundial.

Ver Kashgar es ver un choque de civilizaciones. Los uigures y los chinos han raras veces se mezclan entre sí y tan sólo hay que cruzar una calle para pasar de un mundo a otro, del siglo XV al siglo XXI. Si visitas Kashgar verás dos ciudades en una: la ciudad uigur con sus callejuelas y casas bajas dispuestas alrededor de la mezquita de Id Kah, por donde pasearás tranquilamente por las estrechas calles, amparadas por casas de adobe donde los pequeños talleres elaboran y venden sus productos, junto a otras con especias, dulces y textiles.

 

Casas de barro en el viejo Kashgar

Edificios antiguos en una calle de Kashgar

En el viejo Kashgar te recrearás con el olor de las especias y del cordero a la brasa y el pan caliente, mientras esquivas carros tirados por asnos. Te podrás sentar en un humeante restaurante a comer unos shashliks de grasa, hígado y carne que te van sirviendo sobre un enorme pan redondo, que hace las veces de plato, dispuesto sobre una hoja de periódico, mientras compartes mesa con los locales, que van escupiendo los huesos de sus platos, en jarrones dispuestos al efecto debajo de la mesa.

Puesto de shaslicks en Kashgar

Pero la nueva Kashgar es una anodina ciudad de grandes edificios y avenidas sin alma, como otras tantas ciudades chinas. Nosotros tuvimos la oportunidad en 2007 de ver la primera antes que el gobierno chino decidiera reconstruirlo. Más información sobre la reconstrucción del viejo Kashgar en este enlace.

El Mausoleo de Apak Khoja

El mausoleo de Apak Khoja se construyó en 1640 por los Khojas, una familia de líderes religiosos y gobernantes locales. El edificio es un ejemplo de la arquitectura islámica Timúrida, con minaretes de azulejos y una gran cúpula. Se dice que en él está enterrada Ikparhan, la esposa de uno de los nietos de Aba Khoja, que luchó contra los Qing y que acabó envenenada por el emperador tras negarse a ser su concubina.

Mausoleo Apak Khoja en Kashgar

Mezquita de Apak Khoja en Kashgar

La entrada al mausoleo cuesta 30 RMB.

El mercado de los animales de Kashgar

Cualquier viaje a Kashgar debe ser planificado para que coincida con el mercado de animales, que se celebra los domingos. Es esta una visita obligada, puesto que este mercado es uno de los más antiguos de Asia, que lleva celebrándose desde hace siglos, cuando la ciudad conectaba dos grandes imperios como Roma y China, 2.000 años atrás.

Por aquel entonces, las caravanas de camellos, cargados de seda, porcelana y especias, llegaban a Kashgar después de semanas de duro viaje. Debían atravesar el desierto del Taklamaklan – popularmente conocido como el lugar en el que entras pero no sales- o las cumbres nevadas del Pamir o el Karakorum para llegar a Kashgar, donde además de vender sus productos, aprovechaban para abastecerse de nuevo y descansar después del largo recorrido.

Cada domingo, alrededor de 50.000 personas confluyen en este mercado. Si madrugas, verás como van llegando uigures con sus cabezas rapadas y sus barbas de chivo. Llegan con sus rebaños de cabras, ovejas, camellos y otros animales. Los compradores van llegando también. Algunos lo hacen en su camioneta con la intención de comprar una vaca o un camello; otros, más humildes, llegan a lomos de su asno o de un carro con el propósito de comprar una cabra u oveja que quizás sea sacrificada en alguna celebración familiar.

En carro al mercado de los animales de Kashgar

Tractor en el mercado de los animales de Kashgar

Cada rincón tiene su interés. En uno vemos como van esquilando las ovejas; en otro, el comprador examina los dientes del camello; en el fondo, un jinete monta un caballo antes de decidir su compra. Y en cualquier parte, el ritmo de la negociación aumenta frenéticamente, siguiendo el propio ritmo del mercado.

Compra de camellos en el mercado de los animales de Kashgar

Camellos bactrianos en el mercado de los animales de Kashgar

Asnos en el mercado de los animales de Kashgar

Camello en el mercado de los animales de Kashgar

vendiendo pieles en el mercado de los animales de Kashgar

Cabras en el mercado de los animales de Kashgar

En el muro y justo al lado de donde sacrifican los animales, están los puestos de comida. En uno de ellos observamos como el cocinero prepara la masa, moviendo sus brazos arriba y abajo y de derecha a izquierda, hasta que la separa dejando en la mesa unos enormes fideos, sin haber utilizado cuchillo alguno. ¡Evidentemente los quiero probar! Tres minutos en agua hirviendo y ya están listos para comer. Me los sirven en un plato hondo con un poco de caldo y carne. ¡Están deliciosos!

Haciendo los espaguettits en el mercado de los animales de Kashgar

Puesto de comidas en el mercado de los animales de Kashgar

¿Vas a viajar a China? No dejes de leer nuestra guía de viajes de China, con información práctica, consejos para comprar billetes de tren e itinerarios para viajar por este país.

Kashgar: la mítica ciudad de la Ruta de la Seda y el mercado de los animales
4.5 (90%) 4 votes

Te puede interesar

Deja un comentario

2 + 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.