El gran Buda de Leshan y la montaña sagrada de Emei Shan

El gran Buda de Leshan

Cerca de Chengdu, en la ciudad de Leshan, se encuentra la estatua de piedra de Buda más grande del mundo. Con sus 71 metros de altura, tallada en la ladera del monte Lingyun, su construcción duró 90 años y se encuentra en el cruce de tres ríos; el río Min, el río Qingyi y el río Dadu. Se cree que la estatua representa a Maitreya, que en la religión budista simboliza el Buda del futuro, que sucederá a Siddhartha Gautama, el Buda histórico.

Buda de LeshanLa estatua es toda de piedra, a excepción de las orejas que fueron hechas de madera y luego cubiertas con arcilla. Un sistema de drenaje, escondido dentro del cabello, el cuello, el cofre y la parte posterior de las orejas, impiden que la estatua sufra erosión.

Se dice que la estatua del Buda gigante de Leshan fue construida para calmar la furia del río, que había causado muchas muertes de pescadores. Se ve que lograron su propósito porque los restos de roca resultantes de la construcción las tiraron al río cambiando la corriente y siendo desde entonces más segura la navegación.

Tan solo son dos horas de viaje desde Chengdú y nuestra intención es continuar luego hacia Emei. Así que a la llegada a la estación de buses de Leshan, dejamos las mochilas en la consigna y compramos los billetes para el último autobús que sale hacia Emei.

En la misma salida cogemos el bus número 1 que nos deja delante del recinto donde está el Buda.

La montaña sagrada de Emei Shan

Una vez visitado el Buda, volvemos a la estación de autobuses y continuamos viaje hacia Emei. Llegamos al cabo de una hora y aprovechamos para comprar los billetes de tren para dos días después marchar a Kunming.

Montaña sagrada de Emei Shan

Al día siguiente, de madrugada, decidimos subir a la montaña sagrada y visitar los diversos templos. Quien espere encontrar aqui un lugar sagrado, medio escondido entre las montañas, con un ambiente espiritual, más vale que continue su camino. Pero para quien no le importe que el camino está bien marcado y empedrado, que si te cansas te pueden llevar en palanquín y que te vas encontrando pequeñas paradas con todo tipo de refrigerios, sin duda ha encontrado su lugar.

Y es que los chinos han convertido este lugar en una gran atracción turística donde esperan recaudar millones de yuanes al año, perdiendo así su encanto como montaña mística y conviertendolo en un nuevo negocio a explotar. Y ya van…

NOTA: ¿Vas a viajar a China? No dejes de leer nuestra guía de viajes de China, con información práctica, consejos para comprar billetes de tren e itinerarios para viajar por este país.

El gran Buda de Leshan y la montaña sagrada de Emei Shan
Ayudanos a mejorar, valora la entrada!

Entradas relacionadas

2 comentarios en “El gran Buda de Leshan y la montaña sagrada de Emei Shan

    • La verdad es que el Buda de Leshan impresiona. Quizás no tenga tanta espiritualidad como otros budas que puedas encontrar en monasterios de Ladakh, Nepal o Tíbet, pero cuando lo ves te quedas sin palabras. Vale muy mucho la pena!

Deja un comentario

uno × tres =