Hong Kong, punto de partida de la ruta hacia Beijing

Regresamos por segundo año consecutivo, a Hong Kong, con la idea de recorrer la ruta hacia Beijing. Además, el hecho de que allí hagan el visado chino en uno o dos días y la pereza de tener que ir dos veces al consulado de Barcelona, fue motivo suficiente para regresar.

 Esta vez no fue necesario dormir en las Chungking Mansions, pues unos chicos del pueblo, Alex y Gisela, que por motivos laborales habían ido a vivir a Hong Kong, muy amablemente nos alojaron en su casa. Así, Hong Kong volvía a ser lugar de encuentro como el año pasado lo había sido al coincidir con Víctor .

Como buenos anfitriones nos vinieron a recibir al aeropuerto y realmente fue una alegría ver caras conocidas tan lejos de casa. Al llegar a su apartamento descargamos las pesadas mochilas. Como los comerciantes de la Ruta de la Seda, también llevábamos productos de un mundo al otro, en este caso paquetes de jamón y fuet que la madre de Alex nos había dado para que se los lleváramos. Y aunque hacía pocos días que habíamos salido de casa – antes de Hong Kong habíamos estado en Bangkok – un poco de jamón y ensalada nos pareció una cena digna de un rey.

El Ladies Market

Al día siguiente, mientras Alex trabajaba, Gisela se ofreció a hacer de guía y nos llevó al Ladies Market. Cabe decir que se estrenaba en esta faceta y como en pocos días recibiría la visita de unas amigas practicaría con nosotros. Y aunque nos perdimos, no lo hizo nada mal.

Este mercado recibe su nombre debido a que la mayor parte de productos iban destinados a las damas. Con más de cien puestos de venta de ropa, accesorios y recuerdos, este mercado ofrece grandes posibilidades para quien quiera practicar el noble arte del regateo. Nosotros nos limitamos a mirar algunas paradas buscando una funda para la tablet, que no encontramos.

Para visitar el mercado nada más sencillo que coger el metro y bajar en Mong Kok Station, salida E2.

Cerca, en otro mercado, observamos la forma que tienen de exponer a la venta el pescado: cortado de forma seccional para que los órganos queden intactos y aguante vivo el mayor tiempo posible. Se ve que a los hongkonitas les gusta comprar el pescado vivo. Y si a mí me pareció una forma muy cruel de venta, no sé qué hubiera pensado Anju que nos contaba que en Ladakh no comen pescado porque “son seres indefensos que ni siquiera saben gritar”. Seguramente se hubiese estremecido.

El Monasterio de los Mil Budas

A la mañana siguiente fuimos a la agencia Forever Bright a tramitar los visados ​​para China. Al ser dos personas, nos harían el visado de grupo y por la tarde nos lo entregarían.

Con el trámite hecho nos fuimos a visitar el templo. Lo cierto es que a pesar del nombre no es exactamente un monasterio, ya que no reside ningún monje y el templo tampoco está bajo ninguna orden monástica. Fue construido por Yuet Kai, un devoto laico que dedicó los últimos años de su vida a su construcción. El camino hasta el monasterio está bordeado en ambos lados con Budas de oro y cada uno es único.

Teniendo en cuenta que hemos visto muchos monasterios por toda Asia, este no es que nos entusiasmara, aunque si teneis que pasar unos días en Hong Kong, y os sobra tiempo, vale la pena venir. La forma más sencilla de ir es cogiendo el metro en dirección a Lo Wu – Lok Ma Chau y bajar en la estación de Shatin.

Y para terminar el día, una cerveza en el bar más alto del mundo: el Ritz-Carlton

No podíamos dejar Hong Kong sin las vistas de los rascacielos de la bahía. Y qué mejor sitio que el bar del Ritz? Situado en la planta 118 del edificio del ICC, difícilmente tendréis mejores vistas de la ciudad.

Curiosamente el subdirector también es catalán. Vino enseguida a presentarse al ver que Alex llevaba la camiseta del Barça. Bueno, todavía no tengo claro si lo que le llamó la atención fue la camiseta o nuestra indumentaria, completamente fuera de lugar en un local de esta categoría.

El caso es que nos acompañó al bar donde nos explicó que éste era el más alto del mundo y que el edificio se movía ligeramente para evitar que los ciclones y terremotos no lo derrumbasen.

En este mismo edificio, en la planta 100, hay un mirador de 360 ​​grados pero la entrada es muy cara. Pensamos que era preferible subir el bar del Ritz y por menos dinero poder beber una cerveza y disfrutar de las vistas desde más altura.

Y en este lugar, con estas magníficas vistas, diríamos adiós a Hong Kong para iniciar la ruta hacia Beijing. Habíamos pasado unos días en magnífica compañía y habíamos hecho nuevos amigos. Desde este pequeño bloga les vuelvo a dar las gracias, pues fueron unos magníficos anfitriones y nos acogieron con mucho cariño.

Nuestro viaje continuaría por China, siguiendo este itinerario: Hong Kong, Dazhai, Chengyang, Fenghuang, Zhangjiajie, Luoyang, Pingyao, Datong y Beijing.

Mapa de ruta Hong Kong a Beijing
MAPA DE LA RUTA  DE HONG KONG HACIA BEIJING
NOTA: ¿Vas a viajar a China? No dejes de leer nuestra guía de viajes de China, con información práctica, consejos para comprar billetes de tren e itinerarios para viajar por este país.

Que ver en Hong Kong en 2 o 3 días.

Ruta de Hong Kong a Bejing

 

 

Hong Kong, punto de partida de la ruta hacia Beijing
Ayudanos a mejorar, valora la entrada!

Entradas relacionadas

2 comentarios en “Hong Kong, punto de partida de la ruta hacia Beijing

  1. Es que Hong Kong mola!! A nosotros nos gustó esa mezcla de parecer que estabamos en un bar inglés, como los que tenemos en el sur de Tenerife, con la cultura china rodeandolo.
    A disfrutarlo!!

    • Si, Hong Kong parece una mezcla extraña entre Londres y una ciudad China. No sabes donde empieza una y acaba la otra.

      Volvimos hace un par de meses, pero estoy algo vago y he empezado a publicar el viaje un poco tarde. 😉

      Un abrazo!!

Deja un comentario

6 + 17 =