Tabriz-Van: de Irán a Turquía en tren

Desde Isfahán empezamos a planificar la salída del país. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que en tren? Hay la opción del Transasia, que en tres días hace el trayecto de Teheran a Estambul, pero sólo sale uno a la semana y ya nos han confirmado que va lleno. La otra opción para ir en tren de Irán a Turquía es el nocturno que sale de Tabriz.

Y he aquí que ya estamos en la agencia comprando los billetes de tren hacia Van. “El tren sale a las 20:10 y llega a Van hacia las 10:00 del día siguiente”, nos dicen. ¿Pero la guía Lonely Planet no dice que son solo 8 horas?….en fin.

Por la mañana nos dirigimos al aeropuerto para coger el vuelo a Tabriz. Facturamos las mochilas, me fijo en el billete porque especifica que tanto las dos mochilas como Núria quedan a mi cargo. No es de extrañar, hay unos enormes carteles donde dice “una mujer vestida de forma adecuada es una perla en el paraíso“, junto a la imagen de una mujer vestida completamente de negro. Solo le falta la música del Nodo.

En Tabriz optamos por dejar las mochilas en la consigna de la estación, visitar la Masjed-e Jame‘ e irnos a pasear por el bazar que tanto nos gustó la primera vez. Este y el de Shiraz, han sido los que más nos han gustado. Por la tarde regresamos a la estación, el taxista no nos quiere cobrar el recorrido, insistimos y acepta. Curiosa norma de cortesía, porque por mucho que te inviten no es hasta la tercera vez que la invitación es real, aceptarla antes es falta de respeto aunque a los turistas se nos perdona por desconocimiento. No me extraña pues, que nos hayan invitado en el restaurante, el taxi, a tomar té, a casa a comer… aunque nunca hemos podido llegar a la tercera, así que, en esta ocasión, no sabremos como será la comida casera o el compartir un picnic.

Irán a Turquía en tren

Irán a Turquía en tren

Mullah en el bazar de Tabriz

El tren es un conjunto de chatarra oxidada y vagones sombríos, tal y como nos habían alertado en la agencia. El vagón es para 6 personas y empiezan a llegar los pasajeros. Una mujer iraní con un pañuelo fino de color blanco entra, saluda y se sienta a leer un libro. Después aparece una bolsa negra y un hombre iraní con gafas tipo y perilla. Le sigue su hija, rubia teñida y con unos hermosos ojos negros. Bueno, de momento, vamos bien.

Oímos en la lejanía del vagón unos lamentos que se acercan inexorablemente hasta nuestro compartimiento. Nos ha tocado un holandés estirado y engominado cargado de pesadas maletas que monta “un cristo” porque en el vagón hay mucha gente. ¿Y qué quería el señor, por 5 euros, el Orient Express?

La mujer del pañuelo blanco ya nos avisa de que llegaremos hacia las 10 de la mañana, pero salimos puntuales y nos alegramos. Primera parada: 22:00 horas, control de pasaportes para salir de Irán. Lo terminamos rápidamente pero no nos dejan subir al tren y nos tienen a todos los pasajeros en la fría estación durante tres horas y media. Cuando finalmente nos autorizan a subir, ¡nos metemos en la litera volando!

Con las compañeras de vagón en la frontera iraní

El tren hacia Turquía en la frontera iraní

Segunda parada: 05:00 horas, frontera turca. Mismo procedimiento, pero esta vez sí que nos permiten volver al tren y, naturalmente, lo que hacemos es subir a la litera a dormir.

09:00 horas. Nos despertamos… ya debemos llegar a Van. Miramos afuera… ¡¡pero si seguimos en la misma estación!! Se ve que aún deben revisar el equipaje….. ¿8 horas?…..¡¡para fiarse de las guías!!

Así que, una vez revisado todo el tren, finalmente llegamos a Turquía, a Van, a las 10:30 h, y comprobamos con alegría como hemos cambiado el paisaje árido de Irán por el paisaje majestuoso del lago Van rodeado de cumbres nevadas.

Más información de Tabriz: Tabriz, un bazar en La Ruta de la Seda y La Ruta de la Seda: De Arménia a Tabriz, Iran

Tabriz-Van: de Irán a Turquía en tren
5 (100%) 1 vote

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.