Tarragona, 2-3 días para visitar la antigua Tarraco

Tarragona es una ciudad abierta al mar, moderna y acogedora, construida por los romanos hace más de 2.000 años, quienes la convirtieron en una de las ciudades más esplendorosas de su imperio.

Su conjunto arqueológico llamado Tárraco otorgó a la ciudad, en el año 2.000, la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Descubrir su pasado milenario casi intacto entre callejuelas de la edad media y balcones modernistas, es un placer que puede disfrutarse en unos días o en un fin de semana.

Tarragona nos encanta y nunca perdemos la oportunidad de visitarla, pues vivimos a 50 kilómetros. Con tan sólo unos 131.000 habitantes, es una ciudad que no agobia, es tranquila y puede -debe- disfrutarse a pie. Así podrás descubrir todo su pasado, su arquitectura singular, sus callejones de la Parte Alta, sus pequeñas tiendas, sus playas…

Qué ¿te animas?

Recomendaciones para disfrutar de Tárraco en un par de días.

Con tantísima riqueza cultural, vamos desgranando los monumentos que más nos gustan y que recomendamos:

Ruta romana
Es la ruta por excelencia, pues Tarragona es una de las ciudades del mundo donde mejor se puede observar la herencia del imperio de Roma: sus monumentos y construcciones se consideran unos de los mejor conservados del mundo.

Anfiteatro romano
Este anfiteatro del siglo II tenía una capacidad de 14.000 espectadores y en ella se realizaban luchas de gladiadores, fieras y ejecuciones públicas. Su ubicación frente al mar Mediterraneo le da un aspecto precioso, no os lo perdáis.

Amfiteatro de Tarragona

Foto cortesía wikipedia

Pretorio y circo romanos
Desde el anfiteatro se ve el Pretorio, un torre romana que fue transformada en residencia real en la Edad Media. Desde su terraza superior se obtienen unas magníficas vistas de la ciudad, con el anfiteatro y las playas a sus pies.

Desde el mismo Pretorio se accede, bajo tierra, al circo romano del siglo I, donde un recorrido guiado nos permitirá escudriñar las bóvedas subterráneas que sustentaban las graderías, con capacidad para unas 30.000 personas. Aquí tenían lugar las famosas carreras de carros de caballos.

Plaza de la Font
Seguimos nuestra ruta desde el Pretorio hacia la Plaza de la Font, callejeando por las bonitas calles empedradas. Esta plaza es uno de los lugares preferidos de los tarraconenses y será un buen momento para descansar y tomar algo en alguna de sus terrazas.

Plaça de la Font

Catedral de Santa María y Claustro 

Se encuentra en la Parte Alta de la ciudad, desde la Plaza de la Font siguiendo la calle Baixada de la Misericordia, que en esta dirección es cuesta arriba. Por el camino encontraremos bonitas tiendas de antigüedades y artesanía y restaurantes de autor, ubicadas entre las estrechas y lindas calles antiguas del casco antiguo. Es un placer descubrirlos.

Antigua tienda

Unas escaleras nos sitúan en el Pla, donde la fachada de la catedral nos aparece preciosa. Se consagró en 1331 y su arquitectura es una transición del románico al gótico catalán. Como curiosidad, en el interior se guarda un relicario con el brazo de la mártir Santa Tecla, patrona de Tarragona.

A su lado se encuentra el Claustro. ¡No os lo perdáis! Es de planta cuadrangular, con arcos de medio punto y arcos apuntados, con capiteles y ábacos de columna profusamente decorados.

Catedral de Santa María

Plaza del Forum Provincial
No nos alejamos aún de la Catedral y llegamos callejeando a la Plaza del Forum, donde se conservan algunos restos de edificios administrativos romanos.
En esta plaza hay terrazas de bares y cafeterías que, hacia la noche y en fin de semana, se llenan de un ambiente agradable y tranquilo.

Paseo arqueológico y murallas de Tarragona
La muralla de Tarragona es el monumento defensivo más antiguo de la Península Ibérica. Los romanos convirtieron el asentamiento de Tárraco en el punto de entrada para la llegada de refuerzos desde Roma, lo que se tradujo en la necesidad de fortalecer las defensas.

Se conserva un tramo de 1,5 kilómetros que en algunos tramos llega a 6 metros de altura y un grosor de 4,5 metros, potente, para resistir a los posibles embates de un ejército invasor.

El recorrido es muy interesante y gratificante, pues es un paseo ajardinado junto a la muralla, las torres Minerva, Arquebisbe y Cabiscol y varias puertas de acceso al interior de la ciudad.

Murallas romanas

Rambla Nova y Balcón del Mediterráneo
La Rambla Nova es el centro neurálgico y comercial de Tarragona. Con sus más de 150 años de existencia, reúne el mayor número de tiendas modernas y cafeterías, alineadas a lo largo del paseo, donde uno puede relajarse.

Al final de paseo, en dirección norte, se encuentra el bonito Balcón del Mediterráneo, un mirador abierto con vistas al mar.

Playas de Tarragona
Las playas de arena fina y dorada de Tarragona le han conferido a esta costa el nombre de Costa Dorada. Su pendiente suave permite caminar por el agua y nadar sin ningún riesgo.

Datos prácticos para visitar Tarragona

Alojamiento

Desde el hostel más pequeño, al hotel de lujo, la ciudad de Tarragona brinda alojamiento para todos los bolsillos. Para quien quiera pasar más días, una alternativa a los hoteles es alojarse en apartamentos. Si viajáis con hijos es una opción perfecta, también si viajáis en pareja y queréis ahorrar un poco en comidas, pues podéis prepararos vuestro propio desayuno o cena.

Actualmente existe una plataforma para búsqueda de todo tipo de alojamientos, llamada HundredRooms. Está muy bien porque funciona como un buscador de vuelos y encuentra el alojamiento chequeando entre diferentes plataformas hoteleras. Es una opción muy ágil y rápida, que nos permite reservar tanto hoteles como apartamentos. Por eso, si buscas apartamentos en el centro de Tarragona, este buscador es muy buena opción.

¿Y dónde comemos?
Sin lugar a dudas, desde el blog Més Enllà os recomendamos dirigiros al Serrallo, el barrio típico de pescadores, cargado de encanto y con una personalidad propia. Aquí podréis degustar el pescado fresco o algún menú marinero, en cualquiera de los diferentes restaurantes que abren sus puertas junto al mar.

Y para cenar, nada mejor que perderos por el casco antiguo, beber unos vinos y comer unas tapas. Y después, un té o café en alguno de los pequeños bares, enclavados en pórticos y antiguas murallas.

Tarragona, 2-3 días para visitar la antigua Tarraco
4.5 (90%) 6 votes

Entradas relacionadas

Deja un comentario

1 + doce =