Trabzon y el monasterio de Sumela

Nuestro siguiente destino es Trabzon, donde tenemos la intención de tramitar el visado iraní y visitar el monasterio de Sumela. Pero antes pararemos en Samsun, una ciudad costera sin mucho interés que nos viene perfecta para acortar el recorrido por la costa del Mar Negro. Dado que no hay mucho transporte hacia allí, decidimos recorrer los 460km que nos separan haciendo autostop y lo cierto es que no tardamos mucho en subirnos al coche de dos simpáticos turcos que nos dejan en Merzifon, a uns 100km de nuestro destino, donde dada la hora decidimos coger una minivan hasta Samsun.

En autostop hacia Samsun
EN AUTOSTOP HACIA SAMSUN

En Samsun nos espera Rosanna, una profesora de inglés estadounidense-argentina muy simpática y agradable que hemos contactado por Couchsurfing. No sólo eso, sino que, teniendo la casa llena, se presta a dormir en el sofá y nos deja su habitación, sin que nuestras insistencias para dormir en el comedor hagan cambiar su decisión: somos sus invitados.

 

Haciendo couchsurfing en Samsun
ROSSANA, NUESTRA HOST DE SAMSUN

Santa Sofía y el monasterio de Sumela

A la mañana siguiente, la ruta por el Mar Negro nos lleva costeando hasta Trabzon, ciudad comercial muy próxima a la frontera con Georgia. El motivo principal para llegar a Trabzon es la facilidad para conseguir el visado iraní. Pero ¡oh! sorpresa: las cosas han cambiado hace un mes y se tarda ahora más de 15 días en conseguirlo, aparte que piden mucha mas documentacion.

Shanti shanti. Nos tomamos el día de reflexión y nos dedicamos a hacer turismo.

Visitamos Santa Sofía, una iglesia romana ortodoxa que se construyó mirando al mar. Se han encontrado columnas de la época romana en los jardines, que ahora se encuentran allí tiradas, y se puede admirar la antigua ermita, que más tarde fue convertida en un faro, que más tarde fue convertido en… adivina… en un minarete, ¡por supuesto!

Iglesia de Santa Sofía de Trabzon
IGLESIA DE SANTA SOFÍA

Reservamos el último día en Trabzon para visitar el monasterio de Sumela, un monasterio griego ortodoxo incrustado en la roca de un acantilado. Su visión desde el otro lado del valle es espectacular. Por dentro dejan visitar muy poco: el horno de pan, el comedor, una sala de oraciones y la capilla principal, donde no dejan usar el flash para fotografiar los frescos, muchos de los cuales fueron destruidos con tiros de ametralladora, vete a saber por quién.

Monasterio de Sumela
ESPECTACULAR ENCLAVAMIENTO DEL MONASTERIO DE SUMELA
Casas en el interior del monasterio de Sumela
INTERIOR DEL MONASTERIO
Frescos religiosos en el monasterio de Sumela
FRESCOS EN EL INTERIOR DEL MONASTERIO

Acabada la visita regresamos a Trabzon con la decisión tomada de continuar mañana el viaje hacia Georgia e intentar conseguir el visado de Irán en Armenia.

Trabzon y el monasterio de Sumela
5 (100%) 1 vote

Te puede interesar

Deja un comentario

once − uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.