La Ruta de la Seda: El fértil oasis de Turfan

De Kashgar a Turfán por la Ruta de la Seda

– Me han dicho que Turfan es un timo – Nos dice en Bishkek un chico húngaro que también se dirige a china.

– ¡No! seguro que es bonito, es la segunda zona más baja del mundo. Se encuentra a 154 metros por debajo del nivel del mar y fue un importante lugar de paso durante la Ruta de la Seda – respondí yo.

Turfán ha sido por mucho tiempo el centro de un fértil oasis alimentado por karez o qanat, unos canales subterráneos que traen el agua desde las montañas y dan vida a esta desértica región. Gracias a los karez, esta ciudad se convirtió en un importante centro de comercio. Se dice que hay 5.000 kilometros de canales subterráneos y por su sequía y nula humedad, son famosas sus uvas y pasas.

Desierto del taklamakan

Desierto del Taklamakan

tunel subterraneo que lleva agua desde las montañas a Turfán

Karez o qanat

Turpan fue uno de los cruces de Asia central. Históricamente, fue una parada estratégica en la ruta comercial que unía China con la India, Persia y Roma. También fue el centro de una diócesis, creada por los discípulos de Mani, al norte de la Ruta de la Seda, desde Samarcanda hasta Xian.

De todo eso no queda más que el recuerdo. Hoy Turfán es una ciudad china como cualquier otra, con grandes avenidas y edificios sin ningún estilo. Tan solo en las afueras de la ciudad, en la parte antigua, queda un reflejo de lo que fue, con calles estrechas y casas bajas donde a un lado de la calle el agua fluye a través de los karez y donde en los patios interiores se pueden ver las pasas apiladas.

Casco antiguo de Turfán

Casco antiguo de Turfán

Desde aquí, a través de un camino rodeado de campos de vides, se llega a la mezquita de Emin. De estilo afgano, se empezó a construir en 1777 durante el reinado del emperador Qianlong (1753-1796). Su minarete és el más alto de China con una altura de 44 metros.

Mezquita de Emin en Turfán

Mezquita de Emin

Pero aparte de todo esto, debemos dar la razón al amigo del húngaro: Turfan es un timo. Nos hemos pegado 24 horas de tren, tan solo para ver el minarete.

NOTA: ¿Vas a viajar a China? No dejes de leer nuestra guía de viajes de China, con información práctica, consejos para comprar billetes de tren e itinerarios para viajar por este país. 

(Viaje realizado en octubre, noviembre y diciembre de 2007)

La Ruta de la Seda: El fértil oasis de Turfan
Ayudanos a mejorar, valora la entrada!

Entradas relacionadas

Deja un comentario

nueve − 6 =