Udupi, una ciudad de peregrinos en el sur de India

El bus nos dejó a medianoche en medio de Udupi, una ciudad, desconocida y hostil, como lo son todas las ciudades indias la primera vez que llegas. Suerte que en el móvil disponíamos de la aplicación Maps.me que, sin conexión a internet, nos mostró donde estábamos situados. Gracias a ello pudimos localizar la estación de autobuses, donde un banco medio destartalado y algo sucio, nos sirvió como cama improvisada esperando las primeras luces del día.

Al hacerse de día, poco a poco fueron abriendo los pequeños restaurantes de los alrededores de la estación. Una dosa (una especie de crepe finísima hecha con harina de arroz) y un chai (té con leche) fueron nuestro desayuno. Con la barriga un poco más contenta buscamos alojamiento en los hostales de peregrinos, donde por el irrisorio precio de 200 rupias podíamos alojarnos. Suerte tuvimos de encontrar uno cerca del templo dedicado a Krishna, que estaba muy bien, pues todos los demás estaban llenos. El inconveniente es que hasta las 3 de la tarde no estaría disponible.

Como el gerente, un hombre con muy mala gaita, no estaba dispuesto a guardarnos las mochilas, reservamos la habitación y volvimos a la estación de buses donde, en una pequeña tienda, había una consigna. Las dejamos y nos fuimos a la playa.

Udupi es una ciudad de peregrinos situada en la costa oeste de India, con una pequeña isla con rocas basálticas y una playa sin demasiado atractivo, aunque la guía LP diga que es perfecta para el surf. Y como no somos surfistas, subimos a una barca, allí en la misma playa, que llevaba a la isla de Saint Mary, con media docena de indios más, que regatearon el precio al barquero, el nuestro incluido. Gracias a ellos, nos ahorramos 100 rupias cada uno -que equivalía al precio del alojamiento- y que era la diferencia que pagaban de más los turistas.

Núria a Saint Mary
En la isla, que más bien era un islote, no había nada más interesante que ver las rocas basálticas, que en forma de columnas hexagonales, salían del mar. Esto y charlar con los numerosos grupos de estudiantes que estaban de visita y que parecían más interesados por nuestra presencia que por las formaciones rocosas. Suerte tenían que los profesores estaban tan curiosos como ellos, porque sino, ¡seguro que algún coscorrón les hubiera caído!

muntanya d'escolars
Satisfechos de la visita, volvimos a la ciudad con ganas de comernos un gran thali. Udupi es también conocida por su rica y saludable gastronomía, que sigue los preceptos marcados por el templo Sri Krishna Matha. De hecho, muchos restaurantes de Mumbai deben su fama gracias a cocineros venidos de esta ciudad. Y bien que lo podemos corroborar, pues el thali que nos comimos era excelente.

Thali
El día siguiente lo dedicamos a visitar el templo y sus alrededores. Udupi adquirió fama en todo el país, cuando en el siglo XII se convirtió en el único lugar de aprendizaje Vedanta, bajo el liderazgo de Sri Madhvacharya. Aparte de sus contribuciones a la filosofía Vedanta, Sri fundó el famoso templo de Krishna de Udupi y lo convirtió en la fuente principal de un nuevo movimiento devocional, que se extendió por todo el país.

DSCF6295

temple a Udupi

pelegrins
Cabe decir que en Udupi casi no se ve ningún turista occidental, esto hace que continuamente venga gente a saludarte y por supuesto a fotografiarse contigo o sin ti, como en este caso donde un grupo que estudiaba fotografía me pidió si podían hacerme una foto. Y aunque no me imaginaba que sería el centro de atención de todo el grupo, estuve encantado de poder charlar un rato con ellos.

Y así pasamos el resto del día, paseando, comiendo y descansando, hasta que al caer la tarde cogimos otro bus nocturno que nos llevó a Kochi, ya en Kerala, último estado que visitaríamos en esta larga ruta de 3 meses por India.

lluis
[styled_box title = “Información práctica” color = “blue”]

Como llegar: Desde Hampi hay que ir a la vecina población de Hospet en bus local, de donde salen autobuses privados con litera hasta Udupi, Bangalore, Mysore y otros destinos más. Los billetes se pueden comprar en cualquier agencia de Hampi.

Dónde dormir: Nos alojamos en uno de los numerosos hostales para peregrinos, cercanos al templo, situado en una esquina en la misma calle del restaurante Woodlands. Pagamos 200 INR por una habitación doble con baño. Recomendable.

Dónde comer: Recomendamos el restaurante Woodlands donde sirven un excelente thali por 85 rupias. Está situado cerca del templo y sirve comida vegetariana siguiendo sus normas.

Más información del país en la Guía de viaje de India y en India de norte a sur.

[/styled_box]

 

Udupi, una ciudad de peregrinos en el sur de India
Ayudanos a mejorar, valora la entrada!

Te puede interesar

Deja un comentario

2 × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.